Un ecógrafo del Materno detecta con más rapidez las cardiopatías en niños

Juan Ignacio Zabala destaca las ventajas del nuevo ecógrafo de su unidad. :: sur/
Juan Ignacio Zabala destaca las ventajas del nuevo ecógrafo de su unidad. :: sur

El nuevo equipo ofrece imágenes en 3D en tiempo real para hacer estudios muy precisos del corazón y de sus válvulas

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

El Hospital Materno Infantil cuenta con un nuevo ecógrafo que permite detectar cardiopatías de forma más ágil y rápida en bebés y niños. Una de las ventajas que ofrece este equipo cardiográfico es que la calidad de sus imágenes reduce la repetición de la prueba cuando hay dudas en las patologías complejas. El ecógrafo se ha situado en la unidad de cardiología infantil del Materno Infantil y se suma a los dos equipos que ya tenía el centro. El jefe de sección de esta unidad, Juan Ignacio Zabala, aseguró que el nuevo ecógrafo «permite la detección tanto de cardiopatías congénitas como adquiridas desde el vientre materno y hasta los adultos».

El equipo cuenta con dos sondas multifrecuencias que permiten explorar todos los rangos de edades. Su principal avance es que dispone de capacidad de generar imágenes en 3D en tiempo real, lo que permite llevar a cabo un estudio más preciso del corazón y de sus válvulas, hecho que evidencia su gran capacidad de cálculo. Esta tecnología, cuyo coste es de unos 100.000 euros, también es capaz de producir en tiempo real dos vistas simultáneas del corazón.

Esta nueva tecnología sustituye a un equipo anterior y permite detectar nuevas patologías o anomalías con mayor facilidad y seguridad. Asimismo, se va a poder incrementar el número de pruebas diagnósticas. «Su alta calidad disminuye el tiempo de exploración en las cardiopatías complejas y en los pacientes con malas ventanas, aquellos con deformidades torácicas u obesas, se puede disminuir el tiempo de la exploración», explicó el doctor Zabala.

La cardiopatía congénita es la malformación más frecuente y afecta a entre ocho y nueve de cada 1.000 recién nacidos vivos. «Hoy en día con, el diagnóstico precoz, la mejora de la técnica quirúrgica, los resultados de los cateterismos cardiacos terapéuticos y los cuidados intensivos, más del 90 por ciento de los pacientes con cardiopatías congénitas llegan a desarrollar una vida casi normal con muy buena calidad de vida», dijo Zabala.

La mayoría de las cardiopatías congénitas graves precisan de tratamiento quirúrgico, aunque en ocasiones se puede intervenir mediante un cateterismo cardiaco. El Hospital Materno Infantil realizó el año pasado más de 100 operaciones con cirugía extracorpórea y unos 40 cateterismos terapéuticos para paliar este tipo de patologías.

La unidad de cardiología infantil del Materno ha llevado a cabo desde el año 2002 más de 8.000 ecocardiografías fetales y descubierto numerosas malformaciones cardiacas en los fetos que el servicio de ginecología remite ante sospechas de una afectación en el corazón. Juan Ignacio Zabala aseguró que «gracias a la calidad de la imagen del nuevo ecógrafo los diagnósticos serán más fáciles y rápidos».

La unidad de cardiología infantil del Materno atiende cada año casi 8.000 consultas, de las que aproximadamente la mitad suponen el primer contacto entre los profesionales y el paciente y sus familias, cuando se les da información respecto a la problemática cardiaca del menor. En lo que se refiere a las pruebas diagnósticas, la media anual de las ecocardiografías es de alrededor de 9.000, de las que unas de 750 se realizan a fetos todavía en el vientre materno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos