El PP le echa la caña a la oposición para ver si le aprueba los presupuestos 2017

La sesión de Medio Ambiente, ayer. :/S. G.
La sesión de Medio Ambiente, ayer. : / S. G.
La Casona del Parque

Porras y Jiménez dejan de votar a favor de dos mociones de Málaga Ahora y de Juanjo Espinosa y les empujan a apoyar las cuentas para tener fondos

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga salió ayer literalmente de pesca. No se trataba de volver con el cestillo procedente de la bajura tipo boquerones o jureles. Ya metidos en faena iban a la mayor, y querían una buena faena de arrastre, llámense voraces o pargos, que son los que suman. En definitiva, y haciendo el trasvase de vocablos, lo que anhelaban era que los grupos de la oposición se dejaran de menudeo con sus mociones, y que si querían que se las aprobaran, la única salida sería que ellos antes les apoyaran con los Presupuestos Generales del año 2017. Así, sin rodeos. Sin ambages.

La primera en echar las redes, más sibilina que otras veces, aunque con retranca toda la del mundo, era la concejal de Fiestas y Playas, Teresa Porras, que cambió las habituales tornas de aprobar casi todo (consigna de la casa popular para quedar bien y que haya buen rollito, otra cosa es que luego se cumpla...) y se negaba esta vez, sorpresivamente, a sacar adelante una iniciativa de Málaga Ahora que no parecía a priori muy costosa.

La edil de Málaga Ahora Rosa Galindo, pedía que toda la energía que gasta el Ayuntamiento fuese de origen renovable, a lo que Porras explicó que eso se había cumplido gracias al expediente 64/2017. Proseguía Galindo esta vez ahondando más en los déficits de la sede central del Ayuntamiento, y apuntando que aún quedaba alumbrado fluorescente (aportando fotos)y que había cisternas sin sistemas de ahorro de agua así como ventanas de madera antiguas por las que se perdía mucho calor. Yestas tres cosas son precisamente las que pedía cambiar, a lo que la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, le añadía que el edificio de la casa consistorial –como ya publicara esta sección– aún no ha pasado la Inspección Técnica de Edificios (ITE), un asunto que requería de que el equipo de gobierno del PP se lo tomara en serio.

Porras zanjó que no iba a aprobarle el punto de mejora de la sede central del Ayuntamiento a Galindo y que la emplazaba a que su grupo, Málaga Ahora, se mojara y aprobase los Presupuestos 2017, y así se incluyesen, gracias a ellos, partidas de este tipo. «Todo es prioritario, plantar árboles, zonas verdes, energía renovable, pero acabará usted esta legislatura sin poder decir que gracias a sus votos se ha hecho algo en la ciudad», puntualiza Porras. Galindo no se dejaba pescar, al menos a priori, y decía que para aprobarle el Presupuesto al PPya estaba Ciudadanos, «que con mucho gusto se lo hacen». Al otro lado de la bancada, el portavoz naranja, Juan Cassá, movía la cabeza, pero se contenía.

La siguiente pesca de altura, o de bajura según se mire, la realizaba el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, con el edil no adscrito Juanjo Espinosa, al que le pedía también, siguiendo la estela Porras, que les aprobasen los presupuestos, y que así le votaría a favor de mejorar los parques infantiles de Playa Virginia y de El Dedo. «Los recursos municipales son limitados», explicaba con cierta ironía Jiménez diciéndole al edil ungido por Podemos que se sentía más cómodo no apoyando su propuesta y que luego éste podía llevarla a los presupuestos, y mojarse votando a favor de los mismos. El ‘pressing’ se mascaba en el ambiente. Espinosa se quejaba de que le tocaba a él bailar con la más fea cuando a los demás grupos le aprobaban las mociones y que sólo a él le exigían antes rubricar los presupuestos. En este punto, Cassá ya venía caldeado y contestaba:«A todos los grupos no, porque Ciudadanos sí se sienta a negociar los presupuestos, algo que ustedes no hacen». La mejora de los parques paleños no salía adelante por el voto en contra del PP y C’s. La oposición se tendrá que encomendar a votar los presupuestos o a sufrir negativas para sus proyectos. Ésta era ayer la moneda de cambio. Queda por ver cómo contraatacará la bancada de la izquierda.

Consejo. El Ayuntamiento le inyecta 220.000 euros a Onda Azul

El consejo de administración de Onda Azul aprobó ayer la programación anual de la radiotelevisión municipal gracias a los votos a favor del equipo de gobierno del PP y de Ciudadanos, y la abstención del PSOE, Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente.

El Ayuntamiento acordó ayer con el voto favorable de todos los grupos menos del PSOE, inyectar en el ente municipal unos 220.000 euros:101.000, los correspondientes al IVA que el Ayuntamiento pagó a la televisión en años pasados como importe íntegro en la factura de cada inversión;y que la televisión tenía que haber devuelto al mismo ya que Hacienda se lo devolvía anualmente. La directora Vanessa Martín Alloza dijo que no había expuesto antes esta cuestión anterior a su gestión, que han abordado el técnico municipal de finanzas y ella porque «no le parecía noble», ya que el exjefe de administración Alejandro Briales estaba pendiente de una sentencia, la del despido disciplinario, que ha ganado el Ayuntamiento.

También ha inyectado el Ayuntamiento 50.000 euros de publicidad impagada de la anterior etapa en la que dirigía Fátima Salmón, y cuyas pérdidas aún pesaban sobre la entidad. El edil socialista Francisco Conejo, se quejó de que «papá Ayuntamiento viniese a cubrir estas pérdidas» haciendo alusión a que lo que había que hacer es pedir responsabilidades. Del resto de la inversión hasta los 220.000 euros, Martín Alloza informó de que televisión ya había devuelto los 68.200 euros de las cámaras de Gain&Peak que nunca llegaron, y ahora solicitaba esta cantidad para una mejora del equipamiento audiovisual técnico de la televisión, que está «obsoleto».

Fotos

Vídeos