Luis Machuca: «Fue duro aguantar el chaparrón de las viviendas de la plaza del Obispo»

Luis Machuca. /Ñito Salas
Luis Machuca. / Ñito Salas

El arquitecto que «se atrevió» con este enclave en los 90 no ve la torre del puerto pero sí rascacielos en Repsol

J. V. A. MÁLAGA.

-¿Se la jugó en la plaza del Obispo?

-Siempre te la juegas. Moreno Peralta dice que hay dos ejemplos, la Casa de la Moneda en Sevilla, de Moneo, y mis casas de la plaza del Obispo en Málaga, en los que nadie se acuerda de qué había antes allí, pero fue duro aguantar el chaparrón. Mire usted, el tiempo del barroco pasó. Lo nuevo tiene que ser nuevo, esté donde esté. Nepomuceno de Ávila trazó esa plaza como plaza barroca y todo tenía que mirar a la Catedral. Había que ser muy discreto. Competir con la Catedral era absurdo. Me parecía una aberración ponerle ornatos a los edificios como pedían algunos. Aunque tengo capacidad de aguante tuve que pedirle disculpas al promotor, Valentín Uribarri. Su apoyo me ayudó mucho.

Más

-¿Algún paralelismo con la defensa de la Mundial?

-Es un escenario diferente. No defiendo la Mundial, pero tampoco a Moneo por ser Moneo, que es uno de los mejores y una garantía. Por eso se cambiaron las alturas. Desde el artículo 16 de la Constitución, todos los derechos tienen que ser iguales para Moneo, Foster o quien sea.

-¿Cometió algún 'crimen' en La Malagueta?

-No. Precisamente hice uno de los edificios más bajos, en la esquina de calle Maestranza con Cervantes. No tengo nada contra los edificios en altura, pero uno horizontal funciona siempre mejor. Tuve la oportunidad de hacer la sede de la Diputación en altura como la vela de un barco, y menos mal que no lo hice.

-¿Tampoco ve el hotel del puerto?

-A mí me encantan los rascacielos, pero éste no llega a eso. No estoy de acuerdo con el sitio, ni con que se cambien las normas, y no entro en su impacto en el paisaje, que no es tan importante. Provocará los mismos problemas de tráfico que el Auditorio que al final se pensó, como apuntamos desde la Sociedad de Ciencias, y eso requiere una solución de infraestructura que no tendríamos que pagar los malagueños, sino los privados.

-¿Y torres en el solar de Repsol?

-A lo mejor sí. Se pueden mezclar torres con espacios libres. Un parque no antropizado no tiene mucho sentido. Necesitamos parques en la trama urbana. Le Corbusier mete gran densidad en un gran parque. No pasa nada si se hacen torres.

Fotos

Vídeos