La ITV será más dura a partir de mayo

Un coche se somete a la inspección en la estación de ITV del polígono Guadalhorce./Moreno
Un coche se somete a la inspección en la estación de ITV del polígono Guadalhorce. / Moreno

Los centros de inspección técnica de vehículos de la provincia tendrán ordenadores para comprobar los fallos en las centralitas de los coches

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

A partir del próximo 20 de mayo será más difícil camuflar los fallos que impiden pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Ese día, entrarán en vigor los nuevos requisitos, una vez culminada la trasposición de la directiva de la UE 2014/45. Este proceso se aceleró tras el escándalo por la manipulación de las emisiones contaminantes de los coches diésel.

Básicamente, se trata de equipar las estaciones de Veiasa en la provincia con ordenadores como los que tienen los concesionarios, que se enchufarán a la centralita de los vehículos para leer si tienen averías ocultas o si se han manipulado, especialmente los sistemas de seguridad de los ocupantes y los de emisión de gases. Hasta ahora, sólo se comprobaba que no estuviera encendida la luz de avería (de motor, airbag, ABS, etc)en el panel de mandos del vehículo en el momento de pasar el control.

Los técnicos harán más hincapié en la contaminación de los tubos de escape, especialmente de los óxidos de nitrógeno (NOx). Y es que por las carreteras circula un número –hasta ahora no identificado– de vehículos cuyos propietarios han manipulado los filtros de partículas o las válvulas de Recirculación de Gases de Escape (EGR), entre otros elementos, ya que su mantenimiento es caro y, además, cuando no están operativos el motor adquiere más potencia.

El endurecimiento de las normas afectará sobre todo a los vehículos con más de diez años de antigüedad, y especialmente a los de propulsión diésel. Primero, por la mayor probabilidad de que acumule averías de este tipo y, segundo, por el alto nivel de emisiones de los de gasóleo, que empeora con la edad. Cabe recordar que el parque móvil de la provincia está compuesto por un millón de vehículos. De los 750.000 coches matriculados, al menos el 30% tiene más de una década de historia en sus ruedas. La edad media es de 12 años (muy superior a la europea).

Uno de cada trescoches no logra pasar la inspección a la primera por fallos técnicos

Para que estos cambios sean posibles, se obligará a las estaciones a contar con las herramientas de diagnóstico –de todas las marcas– que se puedan conectar a los ordenadores de a bordo de los coches. Entre las novedades, también se contempla la posibilidad de hacer la segunda inspección en un centro diferente a la que se hubiera realizado la primera. Además, se podrá pasar la inspección antes de la fecha estipulada sin que reste tiempo para la siguiente, con un máximo de un mes. Por ejemplo, si tenía que hacerla el 15 de febrero y la pasa el 16 de enero, la siguiente la seguirá teniendo en la fecha inicial del año que le toque, según la antigüedad (menos de cuatro, exento; de cuatro a diez, dos años; más de diez, una vez al año).

Pasar a la primera

Aunque la fecha se sabe desde que el Real Decreto del Gobierno se publicó en el BOE, en noviembre del año pasado, ayer volvió a la actualidad, a propósito del balance que el consejero de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, ofreció sobre los resultados de las estaciones de inspección de la provincia el año anterior. De sus palabras se desprende que, de ser un problema serio de seguridad vial, la ITV ha pasado a convertirse en una rutina habitual que los conductores aceptan. Si hace sólo unos años el incumplimiento de las inspecciones era muy elevado, y llegó a ser superior al 30%, actualmente sólo un 12% de los conductores rechazan someter a sus vehículos a las inspecciones técnicas obligatorias. Es decir, casi nueve de cada diez asume su obligación, según el balance que hizo Carnero. Las campañas de control, la renovación del parque móvil y la mejora de la concienciación han permitido dar la vuelta a la situación, aunque todavía queda una parte del parque móvil que circula sin este permiso y se arriesga a elevadas multas.

Los datos

701.741 vehículos pasaron la ITV en la provincia el año pasado, una cifra que va en aumento.

201.435 vehículos no la pasaron a la primera, al detectarse fallos, lo que supone el 29%.

En total, 701.741 vehículos fueron inspeccionados el año pasado en las estaciones de Veiasa de la provincia. Ello supone casi un 3% más que en 2016, y un 6,5% de crecimiento frente a 2015. La cara negativa es que el mantenimiento es cada vez más deficitario: hasta 201.435 fueron rechazados, lo que supone casi el 29%, dos puntos más que en el 2016. Esto es: uno de cada tres no pasa la prueba a la primera.

La mayoría de los defectos graves aparecen en los elementos de alumbrado y señalización; seguido de los problemas en los neumáticos, los ejes y la suspensión. También hay fallos habituales en las emisiones contaminantes y los frenos. La provincia cuenta con nueve estaciones ITV. El próximo verano se inaugurará una nueva en el polígono El Viso de la capital.

Temas

Itv

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos