Doce cazas F-18 sobrevolarán Málaga en un ejercicio del Ejército del Aire

Cazas de combate F-18, ayer en la Base Aérea de Málaga. / Foto: Salvador Salas | Vídeo: Pedro J. Quero

Las maniobras Dapex, que tienen ya su epicentro en la Base Aérea de Málaga, se prolongarán hasta el jueves

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

A los pilotos de los doce cazas F-18 que ya se encuentran en la Base Aérea de Málaga les ha tocado el papel de “enemigos” en el ejercicio Dapex 18, que ya ha comenzado, con el despliegue de medios, aunque a efectos ciudadanos se dejará notar sobre todo a partir de este miércoles, a eso de las 10.00 horas. Las maniobras consisten, básicamente, en poner a prueba las capacidades defensivas, donde los pilotos simularán que intentan entrar en el espacio aéreo nacional o aproximarse a una fragata sin identificarse, a los que aviones de combate del modelo Eurofighter de otras bases y la citada embarcación tendrán que interceptar, para evitar que lleguen a ocasionar daños.

El general de división Ignacio Bengoechea, segundo en el mando aéreo de combate del Ejército del Aire, fue el encargado de explicar en qué consiste el ejercicio, que tiene como objetivo adiestrar y evaluar el sistema de defensa aérea de la Península. Además, se han activado otros tres aviones C-101 de la Base Aérea de Salamanca, así como un centro de operaciones aéreas, un hospital de campaña y un centro de comunicaciones.

A su vez, estos ensayos estarán coordinados con otro denominado ‘Eagle Eyes’, que es de tipo defensivo y se desarrolla de forma simultánea en las bases de Morón, Albacete, Huelva y Rota, así como el Golfo de Cádiz. En este se ponen en práctica doce aviones Eurofighter, un C-295 y un helicóptero Súper Puma. Junto a ellos, unidades de apoyo y protección, tales como un Escuadrón de Zapadores Paracaidistas y un Escuadrón y segundo Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo. Asimismo, se integrará la Fragata F-104 'Méndez Nuñez' en el Golfo de Cádiz y tres unidades de defensa antiaérea del Ejército de Tierra, que suponen unos 300 militares. En total, se van a movilizar sobre el terreno a unos 800 efectivos.

Sobre el desarrollo de las pruebas, Bengoechea explicó que los aviones se identifican con los centros de control, pero en el caso de los que ya están en Málaga su misión es provocar, “hacer cosas para que tengan que interpretar qué estamos haciendo y reaccionen". "Somos los malos o a veces somos alguien sin identificar y los otros tienen que interpretar si nuestras intenciones son malas o somos simplemente despistados", añadió.

Las actividades se desarrollarán durante 36 horas seguidas, tanto de día como de noche

El alto mando militar lanzó un mensaje de tranquilidad a la población, que se pueda ver alterada por la presencia de las aeronaves, el ruido, la velocidad o la altura a la que estas vuelan, pero aseguró que "no hay nada improvisado” en sus actividades, que se desarrollarán durante 36 horas de actividad continuada, tanto de día como de noche. En realidad, los cazas sólo sobrevolarán la ciudad para despegar o aterrizar, aunque las maniobras en sí tendrán lugar en la zona del Golfo de Cádiz. Además, todo el operativo está coordinado con el Aeropuerto de Málaga y la torre de control. Al respecto, puso de relieve la importancia de la Base Aérea de Málaga, que es clave en la defensa aérea del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos