La disputa por un cartel de Semana Santa provoca la retirada de los símbolos religiosos en Urbanismo

La disputa por un cartel de Semana Santa provoca la retirada de los símbolos religiosos en Urbanismo

Gerencia investiga quién manipuló el escrito con la orden e hizo correr por redes sociales el bulo de que la medida se aplicaría en todo el Ayuntamiento

IGNACIO LILLO MÁLAGA.

La disputa de dos empleados de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, tras la queja de uno de ellos porque le molestaba un cartel de Semana Santa que el otro había colocado frente a su puesto de trabajo, ha motivado una orden por parte del departamento de recursos humanos por la cual se van a retirar de las paredes de esta institución todos los símbolos religiosos, políticos y de cualquier otra índole que puedan resultar polémicos u ofensivos. Además de este hecho, alguien presuntamente manipuló el comunicado interno y lo divulgó por redes sociales, con lo que se hacía creer que la orden era extensiva a todos los espacios públicos de la capital.

Trabajadores de Urbanismo consultados ayer relataron que el caso se produjo precisamente durante la pasada Semana Santa, aunque no pensaban que iba a tener tanta trascendencia. Finalmente, se elevó una consulta por escrito al departamento de personal, que ha tomado esta decisión drástica. Incluso, indicaron que aún no saben si les podrán obligar a retirar los símbolos religiosos o de otro tipo que tengan en sus respectivos espacios de trabajo.

El concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, aclaró que recursos humanos ha decidido que en las zonas comunes del edificio que alberga estas oficinas no se permitirán símbolos de ningún tipo. En cuanto a las mesas de trabajo, en principio ello no tiene por qué afectar a lo que cada funcionario pueda tener, salvo en las zonas abiertas a la atención al público. «En los espacios de todos no se podrá poner nada sin autorización», concretó el edil, y puso el ejemplo del tradicional árbol durante las navidades, que sí estará permitido.

El personal de la Gerencia aún no sabe si le obligarán a retirar los símbolos que tengan en sus mesas de trabajo

Además, recordó que los sindicatos tienen tablones reservados para sus comunicaciones, y allí podrán divulgar las informaciones que consideren oportunas, pero no en otros ámbitos del edificio.

Investigación interna

Por otra parte, Pomares anunció ayer que se ha abierto una «investigación reservada» para averiguar quién manipuló la orden interna. El comunicado trucado, tras quitarle la parte del final, se divulgó por redes sociales e hizo creer a miles de ciudadanos que la orden de Urbanismo de retirar los símbolos religiosos y políticos se iba a aplicar en todas las calles de la ciudad, y no sólo dentro del edificio.

El edil agradeció la labor de la sección 'B de Bulo' de SUR.es, que tuvo conocimiento el viernes del mensaje manipulado y publicó un artículo para desmentirlo y evitar así una mayor propagación del falso rumor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos