Discrepancias internas entre la Junta en Málaga y Medio Ambiente dejan en el aire el futuro de los Baños del Carmen

El futuro del balneario sigue sin poder despejarse./SUR
El futuro del balneario sigue sin poder despejarse. / SUR

Los responsables locales quieren desbloquear el proyecto con una prórroga de la concesión, mientras que la Consejería aboga por el concurso público, que lo complicaría más

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El balneario de los Baños del Carmen se enfrenta a la enésima encrucijada de su historia centenaria. Lo hace, para no variar, con la cuenta atrás casi a punto de agotarse. La concesión se caducará oficialmente el próximo 29 de julio, esto es, dentro de apenas cinco semanas, y la Junta todavía no ha emitido el informe jurídico en el que está trabajando, y que deberá determinar si legalmente es posible una prórroga de la concesión, tal y como han solicitado los actuales titulares. O si habrá que acudir a la vía del concurso público.

La pelota está únicamente en el tejado de la administración autonómica, que es la única competente para tomar la decisión. Pero en el seno de esta hay discrepancias sobre el camino que se debe tomar. La Delegación provincial del Gobierno andaluz en Málaga es partidaria de desbloquear el proyecto cuanto antes, según diversas fuentes consultadas. Ello pasaría por darle a los empresarios una prórroga, aunque previamente habría que llevar a cabo una segregación de la parcela del antiguo 'camping'.

La Demarcación de Costas emitió un informe, que autoriza a explotar una extensión de 1.800 metros cuadrados para el restaurante y la terraza, y que serían compatibles con la obra pública incluida en el plan especial. Los socios han presentado un proyecto de rehabilitación del edificio histórico, valorado en casi medio millón de euros; y una memoria de explotación.

En cambio, los servicios jurídicos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, en Sevilla -que es donde realmente se va a dirimir la cuestión- apuntan más bien a la necesidad de convocar un nuevo concurso público y adjudicar la explotación al mejor postor. Entre las razones pueden estar tanto las dificultades para segregar la concesión en dos partes; como la existencia de incumplimientos de base (la disputa antigua sobre la transmisión de las acciones) y el hecho de que la zona esté sujeta a una obra pública.

Consecuencias

El camino que se tome ahora tendrá importantes consecuencias, no sólo para el restaurante sino sobre todo para los vecinos. Si se renueva la concesión, será en base a un acuerdo con los privados para enajenar los 30.000 metros cuadrados correspondientes a la parcela de los eucaliptos. Esta revertirá a Costas y, en colaboración con el Ayuntamiento, se podrá acometer la gran zona verde que el barrio está demandando desde hace 40 años, además de las obras marítimas.

En el caso de que se decida que la concesión ha terminado, los privados acudirán de nuevo a la vía judicial para defender sus derechos. Sería el segundo Contencioso-Administrativo que interponen contra decisiones de la Junta (el primero todavía no tiene sentencia y eso que se inició en 2015). Como ya ocurrió en la primera ocasión, el juez podrá entonces ordenar la suspensión de la resolución de la Junta. Como conclusión: Málaga y el barrio de Pedregalejo tendrán que esperar varios años más para que los Baños del Carmen se abran de una vez por todas a la ciudadanía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos