Aquel diputado en bici convertido en «valladar del interés general»

Celia Villalobos. /Ñito Salas
Celia Villalobos. / Ñito Salas

Celia Villalobos elogiaa un político amigo,«una mente abiertaque se hace preguntas constantemente»

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

No fue la suya una presentación de trámite, ni neutral, como advirtió. La diputada Celia Villalobos no ahorró sinceros elogios al responsable de economía del PP, al que le une conocimiento directo, curriculum, una larga amistad y años de trabajo compartido. La vicepresidenta segunda del Congreso tiró de esa condición de compañera que le ha permitido trabajar y conocer de cerca a un político de «mente abierta» que comenzó en la tarea pública hace 24 años, cuando –recordó–«era el único político que acudía cada día en bicicleta al Parlamento cuando nadie lo hacía». «No es fácil ser diputado revelación porque los periodistas del Congreso tienen sus formas de trabajar», recalcó Villalobos su perfil. «Lo quiero, lo defiendo porque he conocido y he disfrutado de la gran capacidad de trabajo de alguien profundamente interesado en lo público y un entusiasta de su trabajo», sostuvo la parlamentaria, quien ensalzó la «visión global, medida de los tiempos y la claridad de su papel como responsable económico que siempre estará defendiendo el interés general».

Noticias relacionadas

En esta línea, calificó a Nadal de «valladar frente a intereses particulares por legítimos que sean», y aseguró que algunos sectores económicos no le darían el premio al político del año, en alusión a su papel ante la reforma energética, sobre el que invitó a leer «artículos y editoriales cuando él ha hablado del control que quiere sobre el precio de la luz, hablando en román paladino». Recordó su brillante curriculum académico–economista, licenciado en Derecho, doctor por Harvard y número uno en la oposición como técnico comercial del Estado–, su trabajo en varios ministerios y, sobre todo, los cinco años al frente del equipo económico del presidente Rajoy, «en los años que se desarrollaron políticas que nos permitieron pasar de la ruina hacia el exterior al superávit en balanza de pagos, del déficit descontrolado al cumplimiento estricto, de destruir más 3,5 millones de empleos a darle la vuelta a la tortilla con 1,5 millones de empleos netos creados en cuatro años y a 2,3 millones de afiliados más a la Seguridad Social».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos