La Diputación de Málaga pide el desalojo del Museo Taurino por vía judicial

La Diputación de Málaga pide el desalojo del Museo Taurino por vía judicial
Fernando González

El diputado de Asuntos Taurinos explica que la institución recurre a la justicia para «reforzar el procedimiento administrativo y tener mayores garantías»

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La Diputación de Málaga ha iniciado el procedimiento judicial para pedir el desalojo forzoso del Centro de Arte de la Tauromaquia-Colección Juan Barco, ubicado en un edificio propiedad de la institución en la plaza del Siglo de la capital, para hacer cumplir el acuerdo plenario de rescisión del contrato al empresario extremeño Juan Barco por impago del canon y de los recibos de electricidad, agua e IBI del inmueble, así como los gastos de demora, por un montante total de unos 400.000 euros, según fuentes consultadas.

La institución provincial aprobó el pasado 26 de julio un edicto, al que accedió SUR, en el que se faculta a los servicios jurídicos de la Diputación a interponer ante los órganos judiciales, en concreto los juzgados de lo Contencioso-Administrativo, la solicitud de autorización de entrada al edificio para ejecutar el acuerdo del pleno del 18 de abril en el que todos los grupos políticos con representación en la Diputación aprobaron por unanimidad rescindir el contrato.

El pasado 8 de julio expiró, una vez desarrollados los diferentes trámites administrativos, el periodo voluntario para que Juan Barco abandonara de forma voluntaria el edificio. Ante la negativa del concesionario a marcharse y después de haber sido rechazado su recurso conra el desalojo, la Diputación ha activado la vía judicial.

Juan Barco: «He pagado lo que se me pidió. No entiendo por qué me quieren desalojar»

A este respecto, el diputado de Asuntos Taurinos, Víctor González, explicó a este periódico que la Diputación tenía la potestad y la legitimidad de iniciar el desalojo forzoso por la vía administrativa una vez aprobada la rescisión del contrato por parte del pleno, pero que los servicios jurídicos de la institución recomendaron recurrir a la vía judicial para «reforzar el procedimiento administrativo y tener mayores garantías».

González subrayó que no hay marcha atrás en la decisión de la Diputación y Juan Barco, que pagó una parte de la deuda –unos 130.000 euros por la vía ejecutiva al Patronato de Recaudación Provincial–, deberá abandonar el inmueble. «Vamos a defender los intereses de la institución y de los ciudadanos», subrayó.

Juan Barco, por su parte, se limitó a decir, a preguntas de este periódico, que había pagado lo que se le pidió y dijo no entender «por qué me quieren desalojar». «He cumplido y no debería haber problemas. La Diputación debería estar contenta de que este museo, en el que he invertido 700.000 euros de mi bolsillo, no se fuera de aquí. Yo no pedí venir a Málaga, fueron ellos los que llamaron a mi puerta», dijo.

El portavoz del PSOE en la Diputación, Francisco Conejo, denunció que este museo taurino «ha sido un estrepitoso fracaso desde el primer minuto» de Elías Bendodo, presidente de la institución provincial. «Ahora se confirma que ni siquiera el empresario entrega el edificio por las buenas y hay que recurrir a la vía judicial. El Museo Taurino empezó siendo un museo okupa al tenerlo abierto sin contrato y termina nuevamente como museo okupa al estar rescindida la cesión del inmueble por acuerdo de pleno», criticó.

El Centro de Arte de la Tauromaquia-Colección Juan Barco, inaugurado el 25 de febrero de 2015, ocupa un inmueble (anterior sede del Patronato de Turismo) de unos 1.500 metros cuadrados en pleno Centro de la capital donde además del museo hay una tienda en la planta baja y un restaurante en la zona alta, ambos subarrendados por el concesionario, lo que ha sido denunciado reiteradamente por la oposición por su presunta ilegalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos