Detienen a la hija y al yerno de una pareja de octogenarios acusados de malos tratos

Los investigadores consideran que el hombre fue el autor de las lesiones y la mujer fue arrestada por no denunciar los hechos

ÁLVARO FRÍAS / JUAN CANO MÁLAGA.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a la hija y al yerno de una pareja de octogenarios acusados de un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Así lo aseguraron ayer desde la Comisaría Provincial, desde donde explicaron que la investigación de los agentes apunta a que el hombre fue el autor material de las lesiones causadas a la pareja de ancianos. Al respecto, apuntaron que, por su parte, la mujer fue arrestada por ser la garante de la situación de sus padres y no denunciar los hechos.

La investigación se inició gracias a la colaboración ciudadana, que alertó sobre la situación que estaban viviendo los octogenarios. Los policías nacionales iniciaron así unas pesquisas con el objetivo de identificar y localizar a los supuestos responsables. Para ello, siempre según manifestaron las mismas fuentes, los agentes comprobaron las identidades de las personas que convivían con los ancianos y de quienes tenían encargados sus cuidados.

Una vez realizadas las indagaciones oportunas, los investigadores pudieron determinar que el autor material de los malos tratos era el yerno de las víctimas. Se trata de un hombre de nacionalidad española y de 58 años de edad, que fue detenido como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar.

La colaboración ciudadana permitió a los agentes enterarse de la situación que estaban viviendo los ancianos

Por otro lado, las pesquisas de los policías nacionales también llevaron a arrestar a la hija de las víctimas, una mujer de 57 años y de nacionalidad española. En su caso, la detención se produjo acusada del mismo delito, al ser la persona que, al convivir con ellos, está obligada a garantizar la seguridad de sus padres, según señalaron desde la Comisaría Provincial.

Desde la Fiscalía malagueña ya aseguraron que los malos tratos a personas de avanzada edad son un delito «invisible». En este sentido, manifestaron que el problema es que la víctima nunca denuncia, por lo que los agresores gozan de impunidad y se aprovechan de la dependencia física y emocional de los mayores. La solución, según insistió la fiscal de violencia de género y violencia familiar Flor de Torres: una mayor implicación social para destapar estos casos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos