Detienen a un ‘camello’ que usaba una web para contactar con «futuros clientes»

Detienen a un ‘camello’ que usaba una web para contactar con «futuros clientes»

El hombre, que llevaba en el maletero un pequeño supermercado de estupefacientes, reconoció que la droga era suya y que se dedicaba «a eso»

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

«La droga es mía», manifestó espontáneamente después de que una patrulla de la Policía Local lo sorprendiera con un pequeño supermercado ambulante de sustancias estupefacientes en el maletero de su coche. «Es que me dedico a eso, tengo una web para contactar con futuros clientes», soltó a continuación.

La intervención tuvo lugar el pasado día 1 de enero a las 13.00 horas en la calle Portazgo, en la zona de Olletas. Agentes del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local patrullaban de paisano por la zona cuando observaron a dos hombres en actitud sospechosa. Uno de ellos estaba dentro de un coche y el otro, fuera. Entonces, vieron cómo uno de los individuos le entregaba dinero al otro a cambio de una bolsita de color blanco.

Maniobra sospechosa

Al ver la maniobra, los agentes interceptaron al conductor del turismo, un hombre de 49 años que iba al volante de un Seat Ibiza. Al cachearlo, comprobaron que llevaba en la cartera más de 300 euros en billetes y monedas fraccionados, según explicaron fuentes policiales.

La Policía Local intervino MDMA, cocaína y mefedrona en el maletero de su coche

Pero el alijo estaba en el coche. En el maletero, tenía una bolsa de plástico de color blanca cargada de dosis de distintas drogas. Había unos 20 gramos de mefedrona, una sustancia considera de «nueva aparición» con efectos estimulantes y euforizantes similares a la cocaína o al MDMA, que también estaban en el menú que portaba en el maletero: 20 gramos de la primera y 3,6 gramos de la segunda.

Además, junto a la droga llevaba todos los útiles necesarios para el preparado y pesaje de la droga. Tenía una balanza de precisión, un cuchillo de sierra (con restos de droga), una cuchara pequeña, envases para la medición de las sustancias y 100 bolsitas de cierre hermético. Fue tras su detención cuando el hombre manifestó, libre y espontáneamente, que todo era suyo y que, incluso, usaba una web para su negocio (al parecer, captaba clientes en determinadas redes sociales), según precisaron las mismas fuentes.

Tras esa primera actuación, los agentes del Grupo de Pequeño Tráfico de Espefacientes de la UDEV de la Policía Nacional realizaron un registro en el domicilio del sujeto. Allí intervinieron más de 9.000 euros en efectivo, además de pequeñas cantidades de las mismas sustancias que había en su maletero. Aparte, los investigadores se incautaron de 250 mililitros de éxtasis líquido.

Para cerrar el círculo, los policías locales interceptaron también a uno de sus clientes, precisamente el joven que despertó sus sospechas al ver la maniobra. Tras identificarlo, lo cachearon y le encontraron una bolsa transparente de color blanca que, al parecer, contenía un gramo de mefedrona. Él reconoció que acababa de comprársela al detenido.

El supuesto camello fue puesto a disposición de la autoridad judicial junto a las pruebas y al atestado instruido. Tras tomarle declaración, el juez de guardia decretó su ingreso en prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos