Detenido por la supuesta violación a una chica de 19 años en los aseos de una discoteca

La víctima, una turista británica, declaró que estuvo besándose con el sospechoso en el local, pero que éste se negó a parar cuando se lo pidió

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 34 años como presunto autor de la violación denunciada por una joven de 19 años en los aseos de una discoteca del Centro de Málaga, según confirmaron a este periódico las distintas fuentes consultadas.

El arrestado, de nacionalidad española y vecino de la capital, tiene una reseña policial por hechos que también serían de naturaleza sexual. En 2015 fue denunciado por su expareja, que lo acusó entonces de haberla agredido porque, al parecer, se negó a mantener relaciones con él en un lugar público.

Esta vez, la investigación policial, que ha recaído en la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de la Comisaría Provincial, se ha iniciado a raíz de la denuncia de una turista británica que estaba pasando unos días de vacaciones junto a un grupo de compatriotas en la provincia.

Los hechos descritos por la chica habrían sucedido la madrugada del pasado día 11 en el interior de la sala Gold. Todo comenzó cuando un joven alertó al portero del establecimiento y le contó que una amiga suya había sido agredida sexualmente por un hombre. El vigilante se entrevistó con la chica, quien le manifestó que había sido violada por un individuo en los aseos de la discoteca. El empleado de seguridad le preguntó si aún se encontraba dentro y si podía identificarlo, a lo que ella respondió afirmativamente.

El arrestado fue denunciado en 2015 por su pareja, que lo acusó de agredirla por negarse a tener sexo en un lugar público

Ambos volvieron al interior del local para que ella señalara con discreción al autor de la agresión sexual que decía haber sufrido y el portero pudiera retenerlo hasta que llegara la policía. El vigilante sacó fuera del establecimiento a los sospechosos que la joven le había indicado sucesivamente dentro de la discoteca, aunque una vez en la calle, al verlos con algo más de luz, se retractaba. Tras varios intentos fallidos de dar con el supuesto autor antes de que pudiera escapar, el portero avisó a los Cuerpos de Seguridad.

Una patrulla de la Policía Local de Málaga acudió rápidamente al lugar y, tras una primera entrevista con la chica, activó el protocolo establecido para los casos sospechosos de agresión sexual. Las pesquisas pasaron inmediatamente a manos de la UFAM de la Policía Nacional, que citó al día siguiente a la joven en comisaría para tomarle declaración sobre lo ocurrido.

Los investigadores partieron del testimonio de la muchacha, que realizó en dependencias policiales una somera descripción del autor de la violación que afirmaba haber sufrido. Al parecer, lo había conocido esa noche en uno de los reservados de la discoteca y, en un momento determinado, coincidieron en el cuarto de baño y comenzaron a besarse. Sin embargo, según sostiene la denunciante, ella le pidió que parara, pero él continuó hasta forzarla sexualmente.

Cámaras de seguridad

Los agentes se entrevistaron con numerosos testigos y revisaron todas las cámaras de seguridad del establecimiento, que colaboró en todo momento con la policía para tratar de esclarecer el suceso. Tras varias gestiones, los investigadores lograron identificar entre los clientes del local al presunto autor de la violación. Tras su detención, fue interrogado sobre los extremos descritos por la joven, que además lo reconoció al verlo en comisaría, según las fuentes consultadas.

Al parecer, los agentes habrían detectado en el relato del detenido algunas contradicciones que acrecentaron sus sospechas, por lo que el pasado viernes fue puesto a disposición de la autoridad judicial investigado por un supuesto delito de agresión sexual. Para entonces, la denunciante ya había regresado a su país de origen.

Fotos

Vídeos