Detenido por estafar a 200 parados con falsos empleos de temporeros en la vendimia francesa

El anunciante ofrecía jornales de nueve horas a 87 euros, seis días a la semana y durante dos meses. :/Sur
El anunciante ofrecía jornales de nueve horas a 87 euros, seis días a la semana y durante dos meses. : / Sur

El arrestado, que colgó hasta 26 ofertas de trabajo en Milanuncios, pedía 85 euros por los gastos de transporte a las víctimas, a las que citó en Málaga

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

«Urgente necesito temporeros para Francia bien pagado con alojamiento más información llamar al teléfono xxx xxx xxx solo atiendo llamadas gente seria y con ganas de trabajar último día de contratar 6 de junio (sic)». Esta fue una de las 26 ofertas de trabajo que el supuesto capataz, que decía llamarse Elías G. R., publicó en la web de milanuncios para captar a desempleados o jornaleros dispuestos a hacer miles de kilómetros para ganarse un sueldo.

Noticias relacionadas

El anunciante ofrecía nueve semanas de trabajo en la vendimia francesa con una retribución de 87,84 euros por nueve horas de jornal, seis días a la semana, con alojamiento y manutención incluidos. En total, 4.743 euros por la campaña de recogida de la uva. Para cerrar el contrato, los interesados sólo tenían que ingresar 85 euros en concepto de gastos de transporte desde Málaga hasta Francia.

En realidad, la oferta de empleo como temporeros ha resultado ser una «estafa masiva» –como la denomina la propia Policía Nacional en sus informes– que ha dejado casi 200 afectados por toda Andalucía, pero también en otras provincias españolas, como Madrid, Murcia o Valencia. El supuesto timador, cuyo nombre real es Juan Antonio P. G. (Elías G. R. es otra de sus víctimas), de 40 años, ha sido detenido en Tenerife. Anteriormente, había residido en Antequera, aunque nació en Jaén, provincia que concentra el mayor número de perjudicados.

Los investigadores del Grupo de Delitos Tecnológicos de Málaga, que han llevado el peso del caso, acumulan una veintena de denuncias, algunas de ellas formuladas en grupo por hasta 30 personas, aunque la cifra más aproximada a la realidad del volumen de afectados se puede obtener de los movimientos bancarios en la cuenta de CaixaBank que el detenido aportaba a los interesados para que ingresaran los 85 euros del transporte.

Lugar de procedencia

Según la documentación a la que ha tenido acceso SUR, en los extractos intervenidos por la policía se pueden contabilizar a unas 190 posibles víctimas; a una media de 85 euros por persona, el montante de lo defraudado superaría los 16.000 euros, a tenor de los movimientos en su cuenta. Solo en algunos casos, los interesados, al hacer el ingreso, se identificaban además de por su nombre, por su lugar de procedencia. Siguiendo esa referencia, el municipio con mayor número de afectados es Guarromán (Jaén). En Málaga hay una veintena.

Los anuncios con las ofertas de empleo para la vendimia se publicaron entre finales de mayo y principios de junio, fecha en la que comienza los ingresos en la cuenta de Juan Antonio P. G., quien periódicamente retiraba las remesas de dinero que iban entrando, dejando, como mucho, un saldo disponible de seis o siete euros.

Según denunciaron los afectados, el tal Elías los atendía por teléfono y después a través de WhatsApp, donde les iba especificando las condiciones laborales (les advertía de que debían llevarse sus propias herramientas). Para cerrar el contrato, además del pago de los 85 euros por el viaje de ida y vuelta, los interesados debían enviarle su DNI, la tarjeta sanitaria y una especie de ficha firmada.

El anunciante convocó a los jornaleros el día 1 de septiembre en la estación de autobuses de Málaga para emprender el viaje a Francia, aunque posteriormente cambió la fecha de salida. Citó al primer grupo a las 23.00 horas del 4 de septiembre y al segundo, para esa misma madrugada, a las 2.45 horas ya del día 5. La mayoría de los afectados acudieron al encuentro, desplazándose con sus maletas desde distintos puntos de Andalucía.

Según describió uno de los perjudicados, al pasar el tiempo y comprobar que no venía a buscarlos ningún autobús, telefonearon a la persona que, supuestamente, los había contratado. El falso Elías atendió solo la primera llamada, reiterándoles que siguieran esperando y que no le molestaran más. A partir de ese momento, afirma, su móvil dejó de dar señal.

Los afectados por el timo llamaron desde la estación de autobuses a la sala del 091 de la Policía Nacional, que envió una patrulla para comprobar lo que ocurría. Los agentes les indicaron que debían ir a comisaría a denunciar, ya que todo apuntaba a que habían sido víctimas de una estafa. Esa noche pasaron por las dependencias malagueñas más de 40 personas.

Fotos

Vídeos