Detenido por clavar un punzón y golpear con una barra de hierro a su exmujer en Málaga

Entrada al garaje comunitario donde sucedieron los hechos, en la barriada de El Higueral. /Ñito Salas
Entrada al garaje comunitario donde sucedieron los hechos, en la barriada de El Higueral. / Ñito Salas

Los policías le leyeron los derechos por tentativa de homicidio y por quebrantar la orden de alejamiento sobre la víctima, que se encuentra estable dentro de la gravedad

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Sus compañeras de trabajo la encontraron en el suelo del garaje, tumbada de lado sobre un charco de sangre. Estaba temblando y, pensaron ellas, herida de muerte. La policía no tardó en concluir que el presunto agresor, que se dio a la fuga, era su exmarido, al que había denunciado al menos en dos ocasiones y que tenía una orden de alejamiento vigente. Apenas 24 horas después del suceso, fue localizado y detenido.

La víctima, una mujer de 42 años, separada y con dos hijos (uno mayor de edad y la menor, de unos 16), ingresó el jueves en el Hospital Clínico en estado muy grave con heridas de arma blanca en el cuello y en el abdomen, y fuertes traumatismos en la cabeza y en otras partes del cuerpo. Supuestamente, la atacó con un punzón y una barra de hierro. Fuentes sanitarias informaron ayer de que se encuentra estable dentro de la gravedad en el área de observación de urgencias, pendiente de evolución.

Los hechos sucedieron a primera hora de la tarde del jueves en un edificio de la calle Cineasta Ricardo Franco, en la barriada de El Higueral, que está situada a la espalda del polígono Santa Bárbara de la capital malagueña. La mujer había salido de su trabajo en una peluquería donde se dedica a tratamientos de estética y acababa de entrar en el ‘parking’ comunitario de su bloque para dejar el coche.

Al parecer, y siempre según las fuentes consultadas, el agresor la estaba esperando escondido en el trastero de la vivienda y la sorprendió al bajarse del vehículo. Tras el brutal ataque, la dejó malherida en el suelo y emprendió la huida. No hubo testigos, aunque sí cámaras de seguridad que podrían ayudar a esclarecer el suceso. Una vecina del edificio oyó por el respiradero del aparcamiento los gritos de la mujer, y reconoció su voz. Ella fue quien dio la voz de alarma. Sus compañeras de trabajo cogieron inmediatamente un taxi y pocos minutos después encontraron a la víctima malherida en el suelo.

La investigación, en la que trabajan al alimón agentes de la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) y del Grupo de Homicidios, señaló casi desde el principio a su exmarido, del que llevaba un tiempo separada y del que, según su entorno, estaba intentando divorciarse. Al parecer, el hombre no aceptaba que ella quisiera poner punto y final a la relación. Sus compañeras en la peluquería recuerdan un episodio reciente en el que el individuo se presentó en el trabajo y, supuestamente, la amenazó. En otra ocasión, la mujer se encontró tres ruedas del coche pinchadas. La víctima había denunciado algunos de esos incidentes y se había dictado una medida de protección sobre ella.

Los agentes empezaron a buscar al exmarido como presunto autor de la brutal agresión, aunque durante las primeras horas no consiguieron localizarlo. Finalmente, el hombre fue interceptado ayer a mediodía cuando circulaba por la autovía en la comarca de Antequera, donde reside. Fuentes policiales precisaron que se le leyeron los derechos por los supuestos delitos de homicidio en grado de tentativa y quebrantamiento de la orden de protección que ella tenía vigente. Fue detenido y trasladado a comisaría.

La policía mantiene abierta una segunda investigación por otro caso de violencia machista que se produjo horas después en la calle Juan de la Encina, en el Molinillo, donde una mujer habría sido atacada por su expareja. Al parecer, el hombre la golpeó con un mando a distancia en la cabeza, ocasionándole una brecha. Tras ello, el individuo se dio a la fuga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos