Detenido por atropellar adrede a un vecino y arrollar en la huida a dos motoristas en Puerto de la Torre

Estado en el que ha quedado la fachada de la vivienda contra la que estrelló el coche / Salvador Salas

Testigos aseguran que arremetió hasta en tres ocasiones con su coche contra la primera víctima, que se refugió tras un poste del tendido eléctrico

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Tuvo en vilo a todas las patrullas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que estaban de servicio ayer por la mañana. La Guardia Civil, la Policía Nacional y la Local se sumaron a la persecución del conductor de un Opel Corsa blanco que había atropellado supuestamente adrede a un vecino y que, en la huida, arrolló después a dos pasajeros de una moto. Tras dos horas de búsqueda, fue detenido por agentes de la Benemérita.

Quedaban unos minutos para las diez de la mañana cuando se produjo el primer episodio, que tuvo lugar en el barrio de Puerto de la Torre. Según ha podido saber SUR, el individuo, de 57 años, se presentó en el domicilio de su expareja, de la que al parecer tiene una orden de alejamiento por una denuncia de violencia de género, pero no la encontró.

Al marcharse, se topó en la avenida Lope de Rueda con un vecino de unos 75 años con el que, según parece, había tenido alguna rencilla previa. El hombre caminaba por la acera con una bolsa de medicamentos en la mano cuando vio que un coche lo enfilaba. La víctima logró refugiarse tras un poste eléctrico de madera. «Si no se esconde detrás, lo mata», afirma un testigo presencial, quien asegura que el individuo arremetió tres veces contra él con el vehículo, que golpeó la fachada de una casa situada detrás con tal violencia que despegó el muro de separación con el lindero.

Varias personas que pasaban en esos momentos por la zona se detuvieron para atender lo que creían que había sido un accidente. Sin embargo, cuando se disponían a socorrer a la víctima, vieron cómo el Opel Corsa daba marcha atrás y se iba del lugar. «El atropellado estaba muy nervioso. Decía que había venido a matarlo y contó que recientemente esa misma persona fue a su casa a amenazarlo con un cuchillo», relata uno de los usuarios que lo auxiliaron. Una ambulancia se llevó al herido a un centro hospitalario de la capital; sangraba por un brazo y tenía un traumatismo en una pierna.

Tuvo en vilo durante dos horas a todas las patrullas de servicio de Guardia Civil, Policía Nacional y Local

Mientras las patrullas de la policía atendían ese primer suceso, que apuntaba claramente a intencionado, las alarmas volvieron a saltar en la avenida de Blas Infante, justo enfrente de la Comisaría Provincial. Un Opel Corsa blanco acababa de tirar a los dos ocupantes de la moto –a priori, las lesiones que presentaban no revestían gravedad– y se había marchado del lugar del accidente. La matrícula coincidía. Era el mismo conductor al que ya estaban buscando.

A partir de ese momento, el asunto empezó a tomar otro cariz. El aviso se difundió a todas las patrullas de servicio en la capital y también en las poblaciones limítrofes. La única pista con la que contaban los agentes era que el conductor residía actualmente en Santa Rosalía-Maqueda, por lo que la búsqueda se intensificó en esa zona de la ciudad.

Una de las patrullas encontró el Opel Corsa estacionado en esa barriada. Poco después, otra unidad de la Guardia Civil localizó al sospechoso cuando se disponía a entrar en un bar en las inmediaciones del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA). Tras detenerlo, lo trasladaron a las dependencias de la Comisaría Provincial para instruir las diligencias del caso.

Fotos

Vídeos