Detenida una menor al sufrir su hija cuatro fracturas en dos semanas

El Hospital Materno alertó a la policía y al juzgado de las fracturas que presentaba la pequeña./Sur
El Hospital Materno alertó a la policía y al juzgado de las fracturas que presentaba la pequeña. / Sur

La Policía también arrestó a la abuela de la pequeña, que tiene dos años, tras activar el hospital el protocolo por sospecha de posible maltrato

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Una menor de 17 años ha sido detenida en Málaga por las lesiones presentadas por su hija, una niña de dos años que sufrió cuatro fracturas en apenas dos semanas. El Hospital Materno, ante el historial de caídas y traumatismos de la pequeña, activó el protocolo por posible maltrato habitual o, al menos, negligencia en el cuidado. La policía arrestó también a su abuela materna (37 años) y mantiene abierta una investigación hasta que se aclare el origen de las heridas. La niña ha quedado provisionalmente a cargo de su padre. La menor, según ha podido saber SUR este viernes. permanecerá en régimen de libertad vigilada de forma cautelar durante un periodo de seis meses. Es la decisión que ha adoptado la titular del Juzgado número 2 de Menores de la capital, que aconseja que la adolescente de 17 años, que aún va al instituto, se someta a un taller para padres jóvenes.

Más

La investigación policial, que ha recaído en el Grupo de Menores (Grume), se ha desarrollado en dos fases diferentes. La primera se inició a finales de enero. El padre, un joven de 22 años que está separado de la madre, acudió el día 23 al pediatra del centro de salud porque su hija se quejaba de un dolor en la pierna izquierda que no remitía.

La niña ya había sido asistida el 11 de enero por un supuesto accidente doméstico sobre el que la progenitora, según contó el padre a la policía, dio dos versiones diferentes: primero dijo que había sido un resbalón y, después, que el respaldo del asiento delantero del coche se rompió y cayó sobre la pierna izquierda de la niña, que estaba en su sillita de seguridad.

Caída del colchón

De aquel episodio fue diagnosticada de una contusión, pero al ver que no mejoraba el pediatra la derivó a urgencias del Hospital Materno Infantil de Málaga. El día 24 le confirmaron que tenía una fractura espiroidea (con forma de espiral, compatible con una torsión) en la tibia de la pierna izquierda. Los médicos también observaron un hematoma en la frente que, según la madre, se había causado al caerse del colchón en el que ambas duermen y que utiliza también para cambiarla.

Apenas 48 horas después, la menor volvió a ingresar en urgencias por otro accidente doméstico. La progenitora alegó en esta ocasión que la niña estaba en brazos de su abuela, que sufrió un desmayo cuando le estaba preparando un biberón y cayó encima de ella. En el hospital le hicieron varias radiografías y determinaron que la pequeña sufría doble fractura de fémur y de la tibia, esta vez, de la pierna derecha.

La niña quedó ingresada con las extremidades inferiores escayoladas en el hospital, que remarcó en el parte médico la sospecha de un posible maltrato como origen de aquellas lesiones. El Grume abrió ahí el primer capítulo de su investigación, al considerar que esas fracturas, si bien no tenían que ser producto de agresiones, sí podían revelar una conducta negligente en el cuidado de la menor.

Según el testimonio del padre y el abuelo paterno, esos accidentes domésticos ocurrían siempre cuando la pequeña estaba al cuidado de la familia materna (la madre vive con sus padres y sus dos hermanas pequeñas). En consecuencia, llamaron a declarar a la abuela como investigada/no detenida. El hospital envió también un parte con las lesiones al Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga, que citó a testificar a la abuela para el día 2 de febrero, también como investigada.

La madre alegó que las lesiones se habían producido en accidentes domésticos

La segunda fase de la investigación se inició solo cuatro días después. El 6 de febrero, la pequeña volvió a ingresar en el hospital, esta vez por fracturas de los huesos cúbito y radio del antebrazo derecho. Al día siguiente, las autoridades emitieron un nuevo informe denunciando la sospecha de maltrato infantil «grave y reiterado» y el Grume de la Policía Nacional volvió a tomar cartas en el asunto. Esta vez, detuvieron tanto a la madre de la niña como a la abuela. La adolescente, que aún va al instituto, pasó a disposición de la Fiscalía de Menores, mientras que la abuela compareció ante la jueza de guardia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos