El PP denuncia carencias en el servicio de mediación laboral de la Junta

SUR MÁLAGA.

El vicesecretario de Política Económica, Institucional y Sectores Productivos del PP de Málaga, Carlos Conde, criticó ayer que la Junta de Andalucía «obligue a letrados de mediación laboral a ver cada caso en un tiempo máximo de diez minutos, lo que ha convertido este servicio, en caso de conflicto laboral, en un mero trámite administrativo». En este sentido, explicó que cualquier conflicto laboral debe pasar previamente por el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación antes de que se acuda a juicio, «lo que supone no sólo una medida para rebajar la carga judicial en este ámbito, sino también una garantía para el trabajador». «Pero esta garantía en Málaga se ha convertido en algo anecdótico», apuntó el dirigente 'popular'.

Conde insistió en que los letrados del Centro de Mediación de Málaga «cuentan con diez minutos para atender cada caso». «Diez minutos para el llamamiento de las partes, analizar legalmente la situación e intentar llegar a una conciliación, a pesar de que en muchos casos la tensión entre las partes es notable», ha señalado.

Ante esta situación, indicó que la mediación «se ha convertido en un trámite para poder ir a juicio, vulnerando por completo el sentido de este servicio, cuya naturaleza va encaminada a proteger a los trabajadores». «La Junta ha hecho casi imposible que se pueda llegar a una conciliación en cualquier conflicto laboral», ha lamentado, añadiendo que «esta falta de recursos desprotege claramente a los trabajadores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos