El decreto de sequía no irá al Consejo de Gobierno hasta febrero

Su finalidad es garantizar el abastecimiento a la población y no se descarta que puedan fijarse nuevas restricciones para el regadío si no llueve

AGUSTÍN PELÁEZ MÁLAGA.

El decreto de sequía, destinado a garantizar el abastecimiento de agua a la población, dada la gran escasez de precipitaciones que arrastra la provincia y otros zonas de la Comunidad andaluza, no se llevará al Consejo de Gobierno para su aprobación hasta febrero próximo, a pesar de que desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se anunció para este mes de enero. Ha sido el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta, Rodrigo Sánchez Haro, quien ha señalado que tanto su departamento como la Consejería de Medio Ambiente trabajan con el fin de llevar el decreto de sequía el próximo mes de febrero al Consejo de Gobierno.

Según Sánchez Haro, el Ejecutivo andaluz prevé a través de su Consejería medidas para «paliar la sequía» en el sector primario, para lo que se van a aprobar «ayudas directas» para los ganaderos, por ser el sector que atraviesa una «situación de especial dificultad». No es la primera vez que el consejero adelanta que está previsto otorgar «bonificaciones y exenciones» en las ayudas del programa de desarrollo rural y a través de la PAC, y que van a realizar también una convocatorio de ayudas para los ganaderos puedan contar con agua para sus explotaciones. El consejero ha hecho un llamamiento a agricultores y ganaderos para que contraten seguros.

En Málaga, los técnicos de Medio Ambiente están manteniendo reuniones con los colectivos afectados por la sequía y elaborando los informes correspondientes sobre el estado de los diferentes sistemas (Costa del Sol occidental, Málaga/Guadalhorce y Axarquía/Viñuela) y los recursos actuales disponibles regulados -agua almacenada en los embalses- y las precipitaciones registradas desde el inicio del año hidrológico (1 de octubre de 2017 a 30 de septiembre de 2018).

En la provincia, el único sector que de momento está afectado por restricciones de agua debido a la sequía es el tropical de la Axarquía, cuyo embalse se encuentra al 22 % de sus capacidad 36 hectómetros cúbicos). Los agricultores de la comarca llevan desde el 1 de diciembre soportando una reducción del 60% del agua de la presa (sólo disponen de 10 hectómetros para todo el año hidrológico. Una de las hipótesis que baraja el sistema de Viñuela/Axarquía, en el supuesto las aportaciones por lluvia sean mínimas, es reducir el consumo para riego incluso al 80% para lo que resta de año hidrológico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos