Declaran otros dos soldados en el caso de la presunta agresión sexual a una militar

SUR MÁLAGA.

La titular del Juzgado Togado Militar Territorial número 21, con sede en Sevilla, tomó declaración ayer a dos testigos dentro de las diligencias que tiene abiertas en relación con la denuncia de presunta agresión sexual a una soldado del acuartelamiento de Bobadilla, en Antequera (Málaga), en diciembre pasado. Se trata del teniente enfermero y de una médico forense.

Así lo ha confirmado el abogado que representa a la soldado, Javier Rincón. La denunciante dijo primero que había sido drogada estando con compañeros en un bar y, posteriormente, fue ampliando sus manifestaciones, aludiendo en la última a la presencia de dos hombres en la habitación del cuartel.

El letrado, del despacho Rinber Abogados, ha señalado que el teniente enfermero, a quien ella le expresa que habría sido drogada tras hacerse un test que dio positivo, y que se lo comunica a otro superior, «ha corroborado la versión de los hechos» que su cliente «ha mantenido desde el principio». Rincón ha señalado que este testigo ha aludido, además, «primero, a que le observó al igual que el superior que tenía un arañazo en la frente» y en segundo lugar a que el soldado que se la llevó del bar «la encontró rara, distante y ausente, lo que se asemejaría a los efectos de narcotización». La forense fue la que la vio días más tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos