Daniel Pérez, un moderado ante su gran reto

Daniel Pérez, de 37 años, ayer.
Daniel Pérez, de 37 años, ayer. / Fernando González

Dialogante, trabajador y cercano. Así es el nuevo cabeza visible de los socialistas en la Casona del Parque y que presenta sus credenciales para optar a la Alcaldía en 2019

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Corría el mes de septiembre de 1999 cuando un joven de 19 años se acercó a la sede de la agrupación socialista de Bailén-Miraflores, sita en la calle Segismundo Moret de Málaga a pocos metros de la vivienda de sus padres, para solicitar su ingreso en el PSOE; allí rellenó su hoja de inscripción y, como marcan los estatutos, fue avalado con la firma de dos veteranos militantes: Antonio Samos y Emilio Rojas. Hoy, Daniel Pérez es el nuevo portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital. Una importante responsabilidad que, aunque atesora una amplia experiencia política, le sitúa ante su primer gran reto en solitario: el de consolidar un liderazgo en la Casona del Parque del que ha carecido el partido en estos dos años de mandato y afianzarse como una opción con garantías para ser el candidato del PSOE a la Alcaldía en las municipales de 2019.

Noticia relacionada

Pérez nació el 18 de mayo de 1980 en el hospital Carlos Haya en el seno de una familia humilde oriunda de Riogordo. Sus padres, Antonio –repartidor de bebidas y auxiliar de panadería– y María del Carmen –ama de casa y costurera en una fábrica industrial–, en los años sesenta del pasado siglo, tuvieron que emigrar a Cataluña a buscarse la vida. Con el dinero ahorrado, regresaron a la provincia comprando un piso en Miraflores de los Ángeles. Un barrio obrero donde a día de hoy residen junto a su hijo Antonio y también vive el nuevo portavoz socialista en el Consistorio, en compañía de su novia Nuria, periodista de profesión.

Un político representante de una nueva generación, de talante moderado, trabajador, con capacidad de escuchar y cercano, según destacan quienes mejor lo conocen. Virtudes que también destacan sus adversarios de otros partidos ya que, como dijo una fuente consultada: «Es un político que cae bien». Su designación ha sido bien recibida por las distintas corrientes socialistas y hasta los sanchistas califican de positivo el nombramiento de este susanista como cabeza visible del PSOE en el Ayuntamiento.

Hijo de una familia oriunda de Riogordo, su designación ha sido bien recibida por las distintas corrientes del partido

Tras cursar la educación básica en los colegios Gibraljaire y Manuel Siurot y el bachillerato en el instituto de Miraflores de los Ángeles, Daniel Pérez estudió Biología en la Universidad de Málaga, donde se licenció en 2006.

Activista estudiantil

En sus años universitarios se mostró muy activo en la organización estudiantil Progreso y llegó a ser representante en la junta de centro, en el claustro –donde fue portavoz de su grupo– y en el consejo de gobierno participando, asimismo, en la reforma de los estatutos de la UMA junto a Pepe Becerra, Alejandro Rodríguez Carrión, Enrique Caro y Pedro Moreno Brenes. Además, fue el coordinador de la campaña para los alumnos de la candidata al Rectorado Adelaida de la Calle en 2004. Un año después se convirtió en el secretario general de Juventudes Socialistas en Málaga, cargo que ocupó hasta 2009.

Tras licenciarse preparó las oposiciones a profesor de secundaria, pero no obtuvo plaza. Sí entró a trabajar en la Empresa de Gestión Medioambiental de la Junta (Egmasa) –hoy denominada Amaya– hasta que en septiembre de 2009 sustituyó a Magdalena Álvarez como diputado en el Congreso cuando la exministra fue elegida eurodiputada. En el edificio de la Carrera de San Jerónimo estuvo dos años ya que en las elecciones generales de 2011 se quedó a 2.500 votos de revalidar el escaño.

Tuvo que volver a Egmasa, donde estaba en excedencia, a trabajar en los laboratorios, primero en Algeciras y, luego, en Motril. Hasta que el 1 de agosto de 2012 fue nombrado delegado de Salud, Igualdad y Políticas Sociales, cargo desde el que tuvo que hacer frente a la etapa más dura de la historia reciente de la sanidad andaluza con recortes, movilizaciones y protestas de profesionales y usuarios, donde ofreció un buen talante y dejó un buen sabor de boca, como admite el personal sanitario consultado.

Este poseedor de un máster en Comunicación Política y Empresarial, estuvo al frente de esta delegación hasta que en 2015 fue elegido concejal en el Ayuntamiento de la capital, donde desde este martes es la cabeza visible socialista. Socio del Málaga, es un católico declarado, hermano de la Cofradía del Cautivo –a cuya junta de gobierno pertenece y porta el Lunes Santo el trono del Señor de Málaga en el varal D-8–, pertenece a Cudeca y colabora con Ampile. Pérez, que fue apadrinado políticamente por Miguel Ángel Heredia, se identifica con José Luis Rodríguez Zapatero y en estos días alterna la lectura de la novela ‘Patria’ con el ensayo ‘Fuego y cenizas: éxito y fracaso en política’.

Procedente de una familia votante socialista, Daniel Pérez recuerda que en su casa sólo se hablaba de política de puertas para adentro por el miedo de su abuelo, que había vivido la guerra civil y la dura posguerra, de «señalarse». Hoy su nieto afronta un importante reto en la primera línea de la política municipal.

Fotos

Vídeos