El curso en ESO comienza con prefabricadas en el Torre Atalaya y falta de aulas en el Bezmiliana

El módulo del Torre Atalaya cuenta con dos aulas para segundo de Bachillerato. /Fernando González
El módulo del Torre Atalaya cuenta con dos aulas para segundo de Bachillerato. / Fernando González

Casi dos mil alumnos más inician sus estudios de Secundaria, una etapa que contará con otros 600 profesores

FRANCISCO GUTIÉRREZ y EUGENIO CABEZAS

La presión demográfica en la provincia se está trasladando a la Educación Secundaria Obligatoria, una etapa que este curso contará con casi dos mil alumnos más respecto al pasado, lo que ha obligado a reforzar las plantillas con otros 600 profesores. De esta manera, el inicio de curso ha supuesto para algunos estudiantes estrenar aulas prefabricadas (en el IES Torre Atalaya o Mijas) mientras que otros centros no tienen espacio físico para algunos de los grupos, como ha sucedido en el IES Bezmiliana de Rincón. En Teatinos y Rincón están previstos nuevos institutos, con el proyecto ya aprobado y pendientes de adjudicación de las obras.

Las aulas prefabricadas vuelven a ocupar patios y zonas libres en algunos institutos malagueños. Es lo que ha sucedido en el IES Torre Atalaya, uno de los centros incluidos en la zona de escolarización para la barriada de Teatinos. Los estudiantes de segundo de Bachillerato tendrán las clases en alguna de las dos aulas con que cuenta el módulo prefabricado que se ha instalado hace unos días en el patio del centro. Se da la circunstancia de que este instituto ya fue ampliado, en 2012, con la construcción de dos edificios nuevos, un aulario y el comedor y la biblioteca. Este curso superará ya los mil alumnos matriculados.

En la Laboral se han construido dos nuevas aulas y tendrá más de dos mil alumnos y hasta 35 grupos de Secundaria

Para el presidente del AMPA del Torre Atalaya, José Ignacio Rivas, la falta de plazas escolares en Teatinos «está generando un grave problema», y aceptan esta solución de las prefabricadas «siempre que sea transitoria. No nos gustan –afirmó–, pero es mejor opción antes de que se destruyan más zonas del instituto para nuevas construcciones».

Mar Villanueva, portavoz de la plataforma Pro Mejoras Educativas en Teatinos Oriental (Prometeo), indicó que la situación en la barriada se hace insostenible con las crecientes necesidades de escolarización y la falta de un centro específico en la zona. Coincide con el presidente del AMPA Xerifa, del Torre Atalaya, en la falta de previsión y planificación por parte de la Consejería de Educación, que conoce desde hace años las necesidades de escolarización pero no ha abordado a tiempo las infraestructuras necesarias. La secretaria del AMPA de la Laboral, Sonia López, coincidió en esta falta de previsión. «Cada año tienen que ir habilitando nuevas aulas y las clases están por encima de la ratio en los dos únicos institutos de la zona», señaló.

IES Bezmiliana

Otra de las localidades afectadas por la falta de equipamientos es Rincón de la Victoria, con un nuevo instituto en Torre de Benagalbón también pendiente de que se adjudique la obra. En el IES Bezmiliana hay matriculados 1.363 alumnos. Hasta el pasado jueves no les comunicaron desde la Delegación que contarían con un séptimo grupo de 4.º de ESO y dos profesores más, para evitar que los grupos tuvieran más de 33 alumnos por clase. El director, Antonio Pedrosa, explicó que ayer no pudieron entregar los horarios definitivos, ya que están teniendo que hacer «encajes de bolillos» para ubicar las 16 clases de más de 33 alumnos con las que contarán este curso, cuando el centro únicamente dispone de 12 aulas de este tamaño. «El lunes los alumnos llegarán a las 8.30 y se les darán los horarios, para empezar las clases a las 9.30 horas. Lo que vamos a hacer es que haya grupos que estén siempre fuera dando Educación Física o en las aulas de idiomas o Música, para así liberar las clases más grandes», detalló.

El IES n.º1 Universidad Laboral no deja de crecer. Este verano se han ejecutado obras para construir dos nuevas aulas en un espacio utilizado hasta ahora como almacén. Las obras han tenido un coste de 93.000 euros. De esta manera, el centro pasa de 10 a 11 grupos de primero de ESO. En segundo son nueve, ocho en tercero y siete en cuarto curso, lo que hace un total de 35 grupos de Secundaria. En Bachillerato tienen tres grupos de primero, en las tres modalidades (Ciencias, Humanidades y Artístico), que quedan en cinco en segundo. Hay también 80 unidades de los distintos ciclos de Formación Profesional, en turnos de mañana y tarde. Este curso serán por tanto cerca de dos mil estudiantes. Un número de alumnos que, señaló el director, Juan Jesús Larrubia, ha obligado al equipo directivo a trabajar y «echar muchas horas» para hacer posible que el curso se afronte «razonablemente bien. Tenemos muchos grupos, pero contamos con los medios y hay una buena organización», afirmó. Consideró que las necesidades de escolarización «nos obligan a hacer este esfuerzo, y está claro que este año era algo que podíamos hacer, tanto nosotros como el Torre Atalaya», con un grupo más de primero de ESO en cada caso. No obstante, apuntó que «lo razonable» es que el nuevo instituto pueda utilizarse desde el próximo curso.

Por su parte, padres y madres de los alumnos del IES Sierra de Mijas se concentraron a las puertas del centro para protestar por la instalación de tres aulas prefabricadas en el patio del centro, informa Iván Gelibter.

Fotos

Vídeos