Curiosidades sobre la nandina, la planta navideña que reivindica su lugar

Nandina en el Jardín Botánico La Concepción. /SUR
Nandina en el Jardín Botánico La Concepción. / SUR

El Jardín Botánico La Concepción la ha elegido como 'estrella invitada' del mes de diciembre

Raquel Merino
RAQUEL MERINOMálaga

Los frutos de color rojo intenso de la nandina se utilizan para decorar centros y adornos navideños, pero quizás desconozcas algunas curiosidades de esta planta, que también quiere ocupar un lugar destacado en estas fiestas junto a los populares pascueros. De hecho, el Jardín Botánico - Histórico La Concepción la ha elegido como la 'estrella invitada' de este mes de diciembre.

Se trata de un arbusto de hoja perenne (nandina domestica Thunb), de la familia de las berberidáceas, cuyo nombre de género proviene de su denominación japonesa 'nanten'. Comúnmente, se le conoce como 'bambú sagrado' o 'bambú divino' porque sus hojas recuerdan a la de esta planta.

El uso más importante de la nandina es el ornamental por el colorido de sus hojas -primero rosadas cuando salen en primavera, luego verdes, y finalmente parduzcas antes de caer- y que pueden llegar a alcanzar hasta un metro de altura, así como por sus frutos, unas pequeñas bayas de unos 10 milímetros de un rojo brillante. Cabe destacar, que se trata de una planta tóxica, por lo que hay que tener cuidado con los animales domésticos, aunque las aves pueden comer sus frutos.

Es una planta cuya fructificación se extiende desde otoño a invierno, pero en nuestras latitudes no llega a perder sus hojas, como sí ocurre en lugares más fríos. En cuanto a sus cuidados, la nandina prefiere los espacios en semisombra y un suelo rico y bien drenado. Puede resistir sin problema temperaturas hasta de -7ºC, pero no así las temperaturas altas. En este caso, se recomienda mantenerla en un suelo húmedo para evitar que se sequen sus raíces y si se conserva en una maceta, algunos expertos apuntan al uso de sustrato para planta acidófilas mezclado con perlita. Sobre el riego, se aconseja cada 3 días en verano y cada 7-8 días el resto del año.

Se distribuye originariamente por el centro de China y Japón, aunque ya se extiende por muchas otras zonas. Incluso en algunos lugares del sur de Estados Unidos se considera una especie invasora.

En La Concepción puede verse en varios puntos, como en la escalera frente a la antigua Casa del Administrador, en la parte alta del jardín histórico (zona Echevarría) y en la antigua escuelita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos