Cúmulo de negligencias

Cúmulo de negligencias

En la situación que se vivió ayer –y que todavía continúa hoy– con el abastecimiento de agua en Miraflores del Palo se ha producido un cúmulo de negligencias que afortunadamente no tuvieron graves consecuencias personales, aunque podrían haberse dado en el caso de que el vertido hubiera sido más peligroso. En primer lugar, llama la atención que un punto crítico, como es el suministro de agua de una urbanización completa y de las viviendas de su entorno (unas 750 familias en total) sea fácilmente accesible a particulares, lo que ha revelado importantes carencias de seguridad.

A ello, se añade la actitud negligente de los presuntos autores, y que, si bien no tenían la intención de afectar al suministro de agua potable, según la investigación de la Policía Nacional, hicieron un supuesto vertido a la red de un compuesto contaminante, que debía haber sido tratado como tal.

Y todo ello, en el marco de una situación, cuando menos, anómala, en la que los vecinos de Miraflores del Palo son los únicos en plena ciudad que todavía no se abastecen a través de Emasa, sino mediante un pozo propio, algo que ya sólo ocurre en los diseminados rurales. Esta polémica está inmersa en un largo proceso judicial y no tiene visos de resolverse a corto plazo.

Fotos

Vídeos