Cubrir el déficit de Limasa en su primer año de prórroga le costó a la ciudad de Málaga 12,6 millones

Operarios de Limasa, en el Centro. /Fernando González
Operarios de Limasa, en el Centro. / Fernando González

La compensación para garantizar que la empresa mixta cierre cada ejercicio con un 2% de beneficio se eleva a 100,3 millones desde 2004

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El Ayuntamiento de Málaga sigue sin avanzar en la puesta en marcha de la futura Limasa, en la que la limpieza viaria se adjudicará a una empresa privada mientras la recogida y tratamiento de residuos serán municipalizados. Mientras tanto, la concesión actual que debía expirar en abril de 2017 se mantiene prorrogada ‘sine die’. No hay plazos marcados, pero la previsión es que el contrato vigente se prolongará al menos hasta la segunda mitad de 2019. Y con él, la polémica cláusula por la que la sociedad mixta (el 49% es municipal) está obligada a cerrar cada ejercicio con un beneficio antes de impuestos del 2%. Y siempre a costa de las arcas públicas. Al margen de los 73,2 millones facturados por la limpieza viaria, recogida de residuos y su posterior tratamiento, el pasado año tuvieron que aportar 12,6 millones para restablecer el equilibrio financiero, según recogen las cuentas anuales que serán aprobadas por el consejo de administración de la sociedad el próximo lunes.

Esta cuantía eleva hasta los 103,7 millones el dinero de más que ha tenido que poner el Consistorio desde 2004, año en el que se firmó un acuerdo con los socios privados (FCC, Urbaser y de forma más minoritaria Sando y Unicaja) en el que a cambio de asumir la gestión del servicio y de personal pese a estar en minoría en el consejo de administración.

Este montante extra proviene de la aportación adicional que cada ejercicio tiene que abonar la ciudad para compensar a la parte privada por nuevos trabajos encomendados que no figuraban en el contrato y por las subidas salariales por encima del IPC que en los años de bonanza fue aprobando el gobierno de Francisco de la Torre para evitar conflictos laborales. Los 12,6 millones de 2017 suponen la segunda mayor cuantía abonada sólo superada por los 15,3 de 2016, aunque el montante de aquel año tiene una explicación, ya que al abonarse siempre a año vencido en 2016 hubo que consignar una partida ante la liquidación de la sociedad.

Con estos pagos se consigue que las cuentas de Limasa sigan cuadrando, ya que los únicos ingresos que genera la empresa al margen de la factura que le cobra al Ayuntamiento por la limpieza viaria, recogida y tratamiento de residuos proceden de la venta de material reciclado, que en 2017 le permitieron embolsarse 5,3 millones (4,7 en 2016). A 31 de diciembre, la empresa tenía pendientes de cobro un millón de euros por venta de productos reciclados a empresas privadas y 18,3 millones del Consistorio correspondientes a las certificaciones de noviembre y diciembre, ajustes para salvar el desequilibrio y la compensación económica a cuenta.

Otros 2,1 de asistencia técnica

El balance final arroja un beneficio de 874.045,15 euros, casi la mitad del balance habitual de los últimos años que siempre rondaba los 1,5 millones. En cualquier caso, por sexto año consecutivo no habrá reparto de dividendos después de que los privados haya aceptado que los 445.763 euros que le corresponden como titulares del 51% de las acciones pasen a la reserva de la entidad. Renuncian a los beneficios, pero no al también polémico canon de asistencia técnica, un concepto que bajo el paraguas de asesoramiento jurídico, informático y legal le reporta cada año el 2,5% de la facturación. En 2017 ingresaron por esta vía 2,1 millones, que se suman a los 28,7 que se llevan abonados desde el inicio de la concesión en abril de 2001.

Por otra parte, la memoria anual muestra el tercer incremento consecutivo del gasto de personal, que entre nóminas y seguros sociales supuso un montante de 68,7 millones (64,3 en 2016 y 61,6 en 2015) debido al aumento de las contrataciones temporales. Al cierre del año, la plantilla de Limasa estaba formada por 1.824 trabajadores (1.477 hombres y 347 mujeres), la cifra más alta de su historia. En cuanto a la remuneración de los 15 miembros del comité de dirección, en su conjunto sumaron 1.035.519,02 euros (1.026.990,33 en 2016 y 997.926,52 en 2015).

Temas

Limasa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos