La crisis independentista pasa factura a Cataluña

La estacionalidad del mercado laboral español volvió a quedar patente en noviembre, un mes en el que el fin de la temporada turística provocó el incrementó del paro registrado en 7.255 personas, lo que deja el total de desempleados en 3.474.281 personas, según los datos del Ministerio de Empleo publicados ayer. Un dato que desde el Gobierno trataron de suavizar al resaltar que este incremento es inferior al alza de 24.841 personas de noviembre de 2016.

En algunas regiones el golpe fue bastante más acusado. Así ocurrió en Baleares, donde el paro se incrementó un 24,5% (12.586 personas más) frente al 0,21% de la media nacional. Cataluña fue la segunda comunidad más afectada con un aumento de desempleados del 1,78%, que implicó 7.400 desempleados más, el mayor alza en un mes de noviembre desde 2009. Una subida provocada por los efectos de la habitual caída del turismo en estas fechas y que en esta ocasión se han agravado por el desafío independentista. El número de afiliados a la Seguridad Social en Cataluña también se redujo en 4.038 personas, aunque una vez más fue Baleares la comunidad que más ocupados perdió con un desplome de 78.975 personas, es decir, un retroceso del 15%. A nivel nacional la afiliación se redujo en 12.773 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos