«Creo que puedo enseñar cosas a los jóvenes de aquí, he pasado por etapas duras»

Brahim, de 15 años, es uno de los 75 menores saharauis que pasarán este verano en Málaga acogidos por familias españolas

IVÁN GELIBTER MÁLAGA.

La mirada de Brahim no tiene ni un ápice de timidez o de extrañeza. Sus frases son directas, firmes, sin atisbo de duda. Y eso es quizá una de las cosas que más sorprenden, porque acaba de salir de un acto con el subdelegado del Gobierno en un salón -el de actos- con un boato llamativo incluso para el que ya conoce ese edificio. La explicación ante esta actitud es sencilla. Este joven saharaui de 15 años lleva seis viniendo verano tras verano a Málaga para disfrutar de estos meses con una familia de acogida.

En teoría, este programa liderado por la Asociación Malagueña de Amigos del Pueblo Saharaui (AMAPS) y su director, Julio Fernández, solo está disponible hasta los 12 años. «Tengo una enfermedad en la piel que me afecta mucho el sol, y aunque pueda sonar raro que para evitar eso me venga a la Costa del Sol, en el Sahara es mucho peor», señala con una sonrisa. En el fondo, si algo positivo puede sacar de su dolencia, es que eso le ha permitido venir a España en más ocasiones.

«Mira -dice con un perfecto castellano con acento malagueño-, de Málaga me gusta mucho su gente, la guasa que tienen... la verdad es que tengo suerte porque en estos años he hecho muchos amigos. Que te lo diga ella», exclama, mientras señala a su «madre de aquí», Vanessa.

Su día a día, salvando los impedimentos de no poder estar en una estancia prolongada al sol, es el mismo que el de cualquier chaval de su edad en verano. «Voy a la piscina, practico deportes, y sobre todo escucho mucha música». Brahim es un fan absoluto del rap español. «Me flipan gente como Gordo Master o Little Pepe, pero este país, como el mío, tiene un serio problema con la música. Es demasiado comercial por lo general».

«El cambio de venir aquí es como el día y la noche. El clima, la comida, las culturas. Pero en este aspecto creo que nosotros nos estamos acostumbrando a la española y vosotros a la nuestra, al menos en términos generales», afirma. Él no lo cuenta, pero el director del programa aclara que también aprovechan su visita para que pueda ir al médico. Vanessa está casada y no tiene hijos. «Pregunté si podíamos acoger y nos dijeron que sí. Nos contaron la historia de Brahim y lo tuvimos claro». Profesora del instituto de Huelin, destaca que lo primero que le ha impresionado es el espíritu crítico y las ganas de saber que tiene este joven de 15 años. «No tengo ningún alumno que sepa tanto de Geografía o Historia en mis clases, ni que pregunte tanto con el interés que él demuestra», sostiene.

75 jóvenes en Málaga

El programa 'Vacaciones en Paz' está impulsado por la Secretaría General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y destinado a que menores de edad de origen saharaui puedan disfrutar de vacaciones de verano en España. Los menores saharauis pasan estos días con familias de los municipios malagueños de Archidona, Cuevas Bajas, Torre del Mar, Vélez-Málaga, Mijas, Fuengirola, Benalmádena, Pizarra, Casares, Estepona, Totalán, Alhaurín de la Torre, Torremolinos, Málaga y Villanueva del Trabuco. Según los datos de la Asociación Malagueña de Amigos del Pueblo Saharaui (AMAPS), de los aproximadamente 1.300 niños que llegan a Andalucía, son 75 los menores desplazados a la provincia durante los meses de julio y agosto para disfrutar del verano lejos de los campamentos donde viven y poder recibir además asistencia médica.

«Estos niños son embajadores de la causa del pueblo saharaui que llevan años intentando recuperar la libertad y su tierra, algo que esperemos que llegue pronto, por lo que pedimos la implicación del Gobierno para que se pueda celebrar un referéndum cuanto antes», señala Julio Fernández. A Brahim se le nota con ganas de hablar de la situación política, y señala como parta de culpables (además de a Marruecos) a Estados Unidos y a Israel. Aún así, se marcha sonriendo y con una frase positiva: «Creo que puedo enseñar cosas a los jóvenes de aquí; he pasado por etapas muy duras».

Fotos

Vídeos