Así es el EVA, el AVE ‘low cost’ que también vendrá a Málaga

Presentación del proyecto EVA. / SUR | Vídeo: Atlas

Billetes hasta un 25% más baratos, trenes con más plazas, Wifi, contratación única por Internet y posibilidad de reservar para grupos medianos son algunas de las novedades del nuevo proyecto

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El proyecto EVA es básicamente un AVE ‘low cost’, aunque al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que lo presentó ayer no le guste llamarlo así. La iniciativa de Renfe surge ante el reto que supone la liberalización obligatoria de la red ferroviaria a partir de 2020, lo que significa que cualquier operador, nuevo o de otros países europeos, podrá poner en marcha servicios de trenes alternativos y explotarlos. Arrancará justo un año antes, en 2019, y lo hará en la línea Madrid-Barcelona. Es lógico, puesto que esta es la que más tráfico mueve, con 4,1 millones de pasajeros el año pasado.

El ministro anunció que poco después vendrán otras. Sin mención expresa a ninguna de ellas, lo lógico es que a Málaga le tocara la tercera, pues esta es la posición que ocupa la relación en el ránking de las más importantes a nivel nacional. Sevilla mueve casi 3,3 millones; luego viene la capital malagueña, con 2,44 millones y le sigue Valencia, con 2,36 millones. Con todo, este orden está sujeto a otros factores, como la posibilidad de hacer la competencia al vehículo privado y, sobre todo, el bloqueo ante la eventual entrada de un operador privado que quiera dar el mismo servicio. En este sentido, es manifiesto que los viajeros a la Costa del Sol están entre los principales objetivos de los potenciales competidores con servicios ferroviarios.

De la Serna dio pocos datos, pero mucha información que permite leer entre líneas. Anunció, por ejemplo, que será entre un 20 y un 25% más barato que el actual y que, en el caso de Barcelona, habrá cinco salidas diarias de EVA en cada sentido. Para justificar la bajada, apuntó a la contratación y facturación automática, vía Internet, así como mediante una App de móvil y la identificación por medios telemáticos (lectura biométrica) en las estaciones. Y dio un dato clave: los trenes tendrán más asientos.

En este punto, aparece la clave del tipo de convoys que se pueden utilizar. Sólo hay que recordar que Renfe firmó un contrato con Talgo en 2016 para que le suministre dos lotes de 15 composiciones cada uno del nuevo modelo Avril (S-106 en la nomenclatura Renfe). Ya entonces, la operadora ferroviaria anunció que estos servirían para dar servicio a las nuevas líneas en construcción, así como para reforzarse ante el final del monopolio y la llegada de la competencia. El modelo desarrollado por el fabricante español alcanza una velocidad máxima de 330 kilómetros por hora y, lo que es más importante, puede transportar a unos 520 viajeros (frente a los 360 de los actuales). Para ello, cuenta con los vagones más anchos del mercado, y una de sus dos hileras de asientos dispone de tres plazas. Los primeros se van a entregar, precisamente, el año que viene. Aquí está la razón por la que es posible abaratar los asientos, pero también crear otro tipo de paquetes de viaje. Los vagones estarán tematizados: unos para viajar en compañía (de dos a seis personas) y otros para trabajar (silenciosos) y para transportes especiales (mascotas, material deportivo, etc).

Precisamente, EVA está pensado para captar a un perfil de viajero que todavía hoy se decanta por el coche para estos trayectos porque es más barato: grupos pequeños, jóvenes y familias. Para facilitar el viaje, también se ofrecerá la contratación de otros transportes complementarios (Cercanías, autobuses, taxis, coches de alquiler, etc) en el mismo acto, e incluso foros para compartir trayecto hasta el destino final. El ministro anunció que la cartera definitiva se terminará de cerrar con la opinión de grupos de usuarios seleccionados.

La estación barcelonesa de El Prat funcionará como base de operaciones para su arranque. La previsión es que se estrene a lo largo de 2019 en el corredor Barcelona el Prat-Camp de Tarragona-Madrid. Según los cálculos de renfe, esta es la que presenta un mayor potencial de tráfico y de transferencia de viajeros del coche y el avión al tren. Por su parte, la estación de El Prat ofrecerá mejores oportunidades para establecer un modelo de integración intermodal y aparcamiento, con plena accesibilidad al área metropolitana de Barcelona. El objetivo es captar a 1,05 millones de pasajeros nuevos al año, de los que se estima que 400.000 viajeros dejarán el coche, y otros 250.000 se subirán a la alta velocidad por demanda inducida (la oportunidad de viajar por la mejor relación calidad-precio-servicio).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos