El consejero de Fomento dice que el Metro de Málaga no debe ser «amputado» por la posición del alcalde

Felipe López, durante su visita hoy al puerto de Caleta de Vélez./SUR
Felipe López, durante su visita hoy al puerto de Caleta de Vélez. / SUR

Felipe López dice que la Junta tendría que pedir la compensación por los daños patrimoniales que se pudieran generar si no se pudiera ejecutar el proyecto

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El consejero de Fomento, Felipe López, ha declarado sobre las obras del metro de Málaga al Civil que sería muy interesante que el alcalde, Francisco de la Torre, se ponga en consonancia de fase con su Ayuntamiento, «porque está en clara disonancia de fase: el Ayuntamiento piensa una cosa y el alcalde piensa lo contrario», y que el proyecto no se viera «amputado» por la posición de De la Torre. Sobre la posibilidad de que la Junta reclame al Ayuntamiento de la capital los costes económicos del retraso de las obras del metro al Hospital Civil, López ha manifestado que está más interesado en buscar una solución definitiva, aunque ha aclarado que si no se pudiera ejecutar la Junta tendría que ir a la defensa de los intereses generales y pedir la compensación por los daños patrimoniales que se pudieran generar. «Evidentemente, si al final fuese imposible hacer la obra por la posición del alcalde, pues tendríamos que ir a la defensa de los intereses generales y pedir la compensación por los daños patrimoniales que se pudieran generar. Pero nuestro propósito no es ese. Eso oculta el elemento de interés social de avanzar en la dirección en la que están avanzando el conjunto de ciudades punteras en Europa hacia una movilidad sostenible», ha dicho López.

Según el consejero, que ha realizado estas declaraciones con motivo de su visita al puerto de Caleta de Vélez, el Ayuntamiento de la capital ha decidido que efectivamente es pertinente terminar la red del metro de Málaga en los términos en los que estaba concebido, «que por cierto no fue ninguna imposición de la Junta al Ayuntamiento de Málaga».

Tras reiterar que no ha habido ninguna imposición, López ha señalado que «si se cambia, como ha cambiado el Ayuntamiento la pauta a lo largo del tiempo, se está haciendo perjuicio no sólo desde el punto de vista económico, que también, pero fundamentalmente se está haciendo un intento de amputación de un sistema que tiene que prestar servicio a los ciudadanos. De año 2015 al 2016 el crecimiento del número de usuarios fue del 4,5 %. Del 2016 al 2017 ha crecido en un ritmo del 9 %. Hay muchos más usuarios fidelizados con lo que representa un transporte más cómodo y más seguro, con todo lo que representa esa connotación de movilidad sostenible».

Para el consejero, no se le puede someter a una ciudad «a la amputación de un sistema que tiene todas las ventajas con las que se diseñó, aquí y en 300 ciudades en Europa, porque el alcalde no está de acuerdo con su Ayuntamiento, con la mayoría del pleno en su Ayuntamiento. Creo que en esta dirección debe ir la reflexión».

En este sentido, ha manifestado que la Junta está en las condiciones de esperar que el Ayuntamiento les traslade definitivamente si acepta los términos en los que planteó el convenio y «podamos licitar las obras».

Así ha recordado que la Junta ya ha hecho la declaración de interés metropolitano, en concordancia con lo que se hizo cuando se inició la primera fase; la declaración de la adecuación urbanística, «había una discrepancia y hemos despejado la duda, y eso es voluntad política de que un proyecto de la dimensión económica y social del metro de Málaga no sea amputado por algo que creo es una posición caprichosa del alcalde».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos