Condenados en Málaga dos hermanos por secuestrar a un hombre para obligarle a pagar una deuda

Ciudad de la Justicia de Málaga./Francis Silva
Ciudad de la Justicia de Málaga. / Francis Silva

Lo encerraron en una vivienda y lo amenazaron con tirarlo a un pantano si no pagaba 20.000 euros

EFEMálaga

Dos hermanos han sido condenados por la Audiencia de Málaga a tres años de prisión cada uno por haber secuestrado a otro hombre para obligarle a satisfacer una deuda de unos 20.000 euros, para lo que lo encerraron en una vivienda y lo amenazaron con tirarlo a un pantano si no pagaba.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, se considera probado que J.A.P.B y C.P.B., junto a otras dos personas no identificadas, idearon un plan para retener mediante el uso de la violencia a la víctima para obligarle a satisfacer una deuda económica.

Los hechos ocurrieron el 2 de diciembre de 2014, cuando uno de los procesados, C.P.B., junto a los otros dos individuos, se dirigieron al domicilio del otro acusado y esperaron a que la víctima acudiera, lo que hizo sobre las 10.35 horas.

Pese a que intentó huir, el hombre fue interceptado e introducido a la fuerza en un vehículo, donde le pusieron una camisa en la cabeza para evitar que pudiera ver el lugar al que lo trasladaban y lo agredieron.

El vehículo se dirigió a la barriada La Palmilla y se detuvo en las inmediaciones del campo de fútbol "26 de febrero", donde los esperaba J.A.P.B para entregarles las llaves de la vivienda donde finalmente ocultaron a la víctima.

Allí, uno de los captores dio las indicaciones para que le dejaran atado de pies y manos y desnudo, tras lo que le golpearon con un cinturón mientras el otro procesado le exigía cuchillo en mano la entrega del dinero, unos 20.000 euros.

Según la resolución judicial, lo intimidaron diciéndole que "si no pagaba lo matarían, que no sería liberado y que lo tirarían al pantano del Agujero", si bien "ante la certeza de que la Policía estaba ya tras su rastro y la evidencia de que no iban a obtener el dinero exigido" lo pusieron en libertad sobre las 4.00 horas del 3 de diciembre.

A consecuencia de la agresión, sufrió varias lesiones por las que precisó cuatro puntos de sutura y le quedaron como secuela una cicatriz en la ceja de tres centímetros y otra en la mejilla de un centímetro.

El tribunal condena a cada uno de los procesados a tres años y medio de prisión por los delitos de secuestro, lesiones y robo con violencia e intimidación, les impone una pena de alejamiento de la víctima durante tres años a una distancia de 500 metros y les prohíbe comunicarse con él durante el mismo tiempo.

También deberán indemnizar de forma conjunta a la víctima en 1.500 euros por las lesiones causadas, los objetos sustraídos y los daños ocasionados

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos