Condenan a dos guardias civiles por pedir dinero y regalos a transportistas para evitar multas

Condenan a dos guardias civiles por pedir dinero y regalos a transportistas para evitar multas

Entre otros aspectos, los agentes de la Benemérita les informaban de los puntos en los que se encontraban los controles

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

«Cambio Antequera café». «Mañana picoteo en varios bares. No vengas comido. Un día es un día». No se trata de mensajes entre amigos para quedar a tomar algo, sino el lenguaje en clave que utilizaban dos guardias civiles en Málaga para informar a transportistas de los puntos en los que se iban a realizar controles. Así se recoge en la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, en la que se condena a los agentes de la Benemérita por pedir dinero y regalos a estos profesionales para evitar multas.

En la resolución judicial, a la que ha tenido acceso este periódico, se explica que, desde fechas anteriores al mes de junio de 2015, los agentes se aprovecharon de estar destinados en el Subsector de Tráfico. Accedían a la información reservada al Subsector de Transportes y, con ella, realizaban su actividad delictiva.

En concreto, la utilizaban para presionar a empresarios de transporte de mercancías por carretera, solicitando dinero y regalos a cambio de no cumplir con las obligaciones propias de su cargo. Así, no imponían las correspondientes multas a los camiones pese a la comisión de infracciones graves, como sobrepasar el peso máximo autorizado de la mercancía o no llevar la correspondiente documentación en regla.

En la sentencia se indica que ofrecían un trato de favor a cambio de contraprestaciones de toda índole, desde dinero en efectivo, hasta regalos. Por ejemplo, se relata un caso ocurrido en junio de 2015. La Guardia Civil interceptó a una persona imponiéndole una multa por no llevar puesto el cinturón de seguridad.

Esta persona contactó con uno de los agentes condenados para librarse de la sanción, logrando su propósito. El 28 de junio quedó con el guardia civil en el Carril de la Chupa, en la capital, y le entregó dos botellas de vino y medio queso en compensación por evitar que se le impusiera la multa.

El dinero o los regalos se les entregaba en algunos casos de forma concertada previamente y, en otros, después de haber realizado el trato de favor, como informar a los transportistas de los lugares en los que se iban a instalar los controles del subsector destinado a ello o indicándoles itinerarios alternativos.

La Audiencia Provincial ha impuesto una pena de dos años de prisión para cada agente

En la sentencia, que se ha dictado de conformidad con los acusados, la Audiencia de Málaga condena a cada uno de los guardias civiles a dos años de cárcel y cinco de inhabilitación para empleo público. En concreto, les declara culpables de los delitos continuados de cohecho y de revelación de secretos. Además de la pena de prisión, también se les impone a cada uno de ellos una multa de 4.320 euros.

Los delitos

Asimismo, ha sido condenado un intermediario, que era cuñado de uno de los agentes, por los delitos de cooperación necesaria de un delito continuado de cohecho y otro de revelación de secreto. En su caso, la pena impuesta es de dos años de prisión y una multa de 2.460 euros.

La Audiencia Provincial también condena a cinco empresarios por acceder a los citados favores. Éstos han sido condenados por un delito de cohecho y de revelación de secreto a nueve meses de prisión y al pago de una sanción económica de 1.920 euros. A todos los procesados en este caso se aplica la circunstancia atenuante de confesión y colaboración con la justicia y se acuerda la suspensión de la ejecución de las penas de prisión impuestas.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos