Condenan a un jugador a 300 euros de multa por agredir a un árbitro en un partido de fútbol-sala

Condenan a un jugador a 300 euros de multa por agredir a un árbitro en un partido de fútbol-sala

La sentencia explica que el jugador le dio un puñetazo en la cara después de que la víctima le expulsase del terreno de juego

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

El Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga ha condenado a un hombre por agredir a un árbitro durante un partido de fútbol-sala. Según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, el procesado deberá pagar una multa de 300 euros por estos hechos.

El suceso tuvo lugar el pasado nueve de febrero en el polideportivo de Pizarra. Aquel día se disputaba un encuentro en el que la víctima se encontraba desempeñando el papel de árbitro y el acusado era uno de los jugadores que se encontraban en el terreno de juego.

Después de una jugada protagonizada por este último, el árbitro le sacó una tarjeta que implicaba su expulsión del partido. Siempre según se recoge en la citada resolución judicial, fue en ese momento cuando el procesado increpó a la víctima por su decisión, tras lo que la agredió dándole un puñetazo en la cara y una patada en la cadera. Esto hizo que el denunciante cayera al suelo, sufriendo un eritema lumbar.

En el inicio del proceso judicial, tanto la Fiscalía como la acusación particular del colegiado, representada por el letrado José María Real, de GRS Abogados, pedían que el procesado fuese condenado como autor de un delito leve de lesiones y otro, también leve, de amenazas a la pena de 600 euros de multa y al abono de una indemnización de 120 euros, que Real solicitaba que se elevase a 730 euros.

Finalmente, la condena impuesta por el Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga ha sido por un delito leve de lesiones. Al respecto, en la sentencia se explica que consta una prueba documental que acredita las lesiones del árbitro y que, tras el acto del juicio, no hay dudas de que el denunciado cometió los hechos ya relatados.

En la resolución judicial, se recoge que la declaración del perjudicado es coherente y que en ella no se aprecian contradicciones. Asimismo, se hace referencia a la que hizo una testigo. Por otro lado, se apunta que nadie se ofreció a declarar a favor de la persona que ha sido condenada, teniendo en cuenta que en el terreno de juego estaban sus compañeros de equipo, así como el público que había en el polideportivo.

«Ninguno asistió a corroborar su versión». No existe en efecto prueba alguna de que se produjeran unos empujones del árbitro al jugador, tal y como este último defendía, según indica la sentencia, en la que también se apunta que en el parte médico presentado por el condenado, que se realiza días después de que ocurrieran los hechos, se aprecia una sintomatología subjetiva que, de ser cierta, puede no guardar relación causal con su versión, que ofrece al saberse denunciado.

«Te mato»

Pese a ello, en la resolución judicial se asegura que no han de estimarse las amenazas denunciadas. En este sentido, se señala que se absuelve al procesado por la expresión «te mato» ya que es negada por él mismo y no existe otra prueba de que se produjera más que por lo que manifiesta el perjudicado. Así, se aplica la presunción de inocencia.

Por todo ello, el Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga condena al jugador a pagar la citada multa ya que le considera responsable de un delito leve de lesiones. Asimismo, deberá indemnizar al árbitro con 120 euros.

Fotos

Vídeos