La comunidad islámica de Málaga: «No son del Islam, no son humanos, son unos asesinos»

Hassan Roudani y Omar El Farouk, ayer tras la concentración. /Ana Pérez-Bryan
Hassan Roudani y Omar El Farouk, ayer tras la concentración. / Ana Pérez-Bryan

La capital cuenta con la mezquita central y cuatro centros de rezo de menor tamaño en las zonas de Capuchinos, La Unión, Huelin y La Palmilla

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Ayer, como todos los viernes, tocaba rezo a las dos y media de la tarde en la mezquita de la calle Ingeniero de la Torre Acosta, convertida desde su apertura hace una década en el baluarte religioso de la comunidad musulmana en Málaga por ser la única que cuenta con minarete. La capital cuenta con otros cuatro centros de rezo de menor tamaño en las zonas de Capuchinos, La Unión, Huelin y La Palmilla, pero ayer todas las miradas se centraron en este templo central porque el imán, Omar El Farouk, decidió cambiar a última hora el signo de su predicación para dejar un mensaje contundente en nombre de toda la comunidad: «Lo que ha ocurrido es un acto de bárbaros, inhumano, que no tiene explicación, motivo o sentido. Ellos (los terroristas) no pertenecen ni son del Islam, ni musulmanes, ni del ser humano...».

La condena «sin paliativos» por parte de los representantes del colectivo islámico en Málaga no sólo llegaba de puertas para adentro (de la mezquita), sino que con su presencia en el minuto de silencio a las puertas del Ayuntamiento de Málaga quisieron compartir con el resto de la ciudadanía que «nosotros también estamos dolidos y destrozados, al igual que todo el pueblo español». Así lo manifestaba, por su parte, el responsable de relaciones públicas del centro islámico de Málaga, Hassan Roudani, quien añadía que «esto no ha afectado solamente al pueblo español; ha afectado también a todas las comunidades que viven en España, tanto musulmana como no musulmana».

En el discurso de ambos, la insistencia en que el Corán «es paz; y dice que quien mata a una sola persona es como si matara a toda la humanidad», dijo Roudani, incapaz de contener su indignación: «Ellos no son humanos, son unos asesinos que están sueltos por ahí, que están locos y que actúan de cualquier modo».

En la misma línea, el imán de la mezquita dijo que con su presencia a las puertas de la Casona querían hacer ver a los ciudadanos que «nosotros rechazamos todo esto» y que la comunidad a la que él representa «apuesta por que todas las humanidades se respeten sin dar importancia a su raza, color y creencias». En este sentido, El Farouk confirmó que en el rezo de ayer, que suele reunir a una media de 1.200 fieles en la mezquita cada viernes, se recordaría «a todas estas familias y se pedirá por la paz en el mundo».

Fotos

Vídeos