La compra de Trasmediterránea abre la puerta a líneas marítimas con Marruecos

I. LILLO MÁLAGA.

Acciona llegó ayer a un acuerdo para la venta de su participación mayoritaria (92,7%) en la naviera Trasmediterránea al grupo Armas, con una cuantía de 260,4 millones, más el repago de deuda de la compañía con otras sociedades del grupo constructor por 127,3 millones adicionales, según el comunicado de Acciona a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Trasmediterránea es una de las dos entidades (la otra es Balearia) que cubre la línea marítima entre Málaga y Melilla, que es de interés del Estado. Precisamente, este factor hará que no se pueda reducir el servicio que se presta actualmente, según precisó ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata. En cambio, la institución ve una «oportunidad» en el cambio de titular. «Vamos a hablar con Armas para ver cómo mejorar la actividad con la nueva presencia de Armas en Málaga», explicó. La empresa, con base en Canarias, nunca ha trabajado en Málaga, aunque en otros momentos estuvo interesada por entrar. «Será para bien, trabajaremos con ellos para impulsar la actividad, hay muchas cosas que se pueden hacer desde Málaga y que es compatible con otros puertos», añadió Plata, en referencia a la posibilidad de que Armas asuma los enlaces con Tánger y Alhucemas, que es una apuesta estratégica. Al respecto, puso de relieve que es una empresa «muy dinámica». Sobre Trasmediterránea, el presidente tuvo palabras de reconocimiento, y puso en valor que ha sido la naviera que más ha apostado por Málaga en su historia. «Le deseo lo mejor en esta nueva singladura».

Fotos

Vídeos