El comité de Limasa baraja movilizaciones sin descartar una huelga en Semana Santa en Málaga

El comité de Limasa baraja movilizaciones sin descartar una huelga en Semana Santa en Málaga

Los sindicatos pretenden convocar una asamblea este mes para decidir las acciones a tomar en protesta contra la división de la empresa en dos

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Cuando el alcalde resolvió a mediados de diciembre el futuro de Limasa apostando por dividir el servicio en dos partes (la limpieza viaria será privada mientras la recogida de residuos y su posterior tratamiento serán municipalizados), el comité de empresa ya advirtió de que la plantilla se defenderá «a muerte» ante una solución híbrida que a su juicio es la más lesiva para los trabajadores y la más costosa para la ciudad. Y también dejaron claro que en cuanto pasaran las fiestas navideñas adoptarían las medidas de presión oportunas. Y en ello están. Los sindicatos llevan desde entonces visitando los cuartelillos para testar el sentir de los trabajadores y tienen intención de convocar este mes una asamblea en la que se decidan las acciones a seguir.

¿Cuáles serán? El escenario en estos momentos está abierto, barajándose desde paros parciales a corto plazo hasta la convocatoria de una nueva huelga de basuras en Semana Santa (el Domingo de Ramos es el 25 de marzo). Desde los sindicatos no descartan ninguna opción y dejan la última palabra en manos de los trabajadores, pero también son conscientes de que el perjuicio económico y para la imagen turística de la ciudad que puede suponer sólo la amenaza de una protesta en este periodo vacacional puede volverse en su contra.

De hecho, cuando conocieron (a través de SUR) los planes del Ayuntamiento para la futura Limasa ya lanzaron un mensaje de tranquilidad cara a la Navidad. Por ello, también se está estudiando la convocatoria de una huelga en un momento menos conflictivo.

Los cambios, para 2019

En cualquier caso, la realidad es que hasta que se ponga en marcha la nueva Limasa aún quedan muchas cuestiones por resolver en cuanto a las condiciones sociolaborales de la plantilla, que será subrogada independientemente de que los barrenderos pasen a una empresa privada y el resto dependan de una sociedad municipal. No hay plazos marcados, pero la intención del equipo de gobierno es dejar cerrada este mandato tanto la adjudicación de la limpieza como la municipalización del resto, aunque no sería hasta el próximo (las elecciones serán a mediados de 2019) cuando se materializarían los cambios.

Hasta entonces, continuará prorrogado el contrato que teóricamente expiraba el pasado abril tras 16 años de concesión con un modelo mixto (51% privado) que no satisface a nadie en el Ayuntamiento y tampoco en los barrios.

Temas

Limasa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos