Comienza en Málaga el tratamiento a la niña hindú con 'piel de serpiente'

SUR MÁLAGA.

Shalini Yadav, la niña hindú de 16 años que padece la enfermedad conocida como 'piel de serpiente' y que llegó a Málaga el pasado martes para ser valorada por un grupo de especialistas del Hospital Clínico, ha comenzado el tratamiento que le va a permitir mejorar su estado de salud. Enrique Herrera, catedrático de Dermatología y miembro de la International Medical Academy, informó ayer a Efe de que Shalini «está bien» y, aunque varios resultados tardarán por el trasfondo genético que conlleva la enfermedad, el que se necesitaba para comenzar a dar el tratamiento a la niña ya ha llegado.

Se trata del medicamento 'acitretino', distribuido en España por Laboratorios Cataluña, un tratamiento que Shalini tendrá que tomar de por vida. La valoración preliminar de la niña sugiere que se trata de un cuadro dermatológico de ictiosis lamelar, conocido con el «apelativo dramático» de 'niños serpiente' por el tipo de piel que tienen, indicó el doctor Miguel Ángel Arráez, presidente de la International Medical Academy. Esta enfermedad se caracteriza por las grandes escamas de color pardo y negro que aparecen en la piel de los pacientes.

Durante un periodo de quince o veinte días, la menor seguirá ingresada en el Hospital Clínico de Málaga para ser valorada y ver cómo evoluciona.

Problemas psicológicos

La situación en la que se encuentra Shalini conlleva a una serie de cuadros de tipo doloroso por la escamación de la piel y, desde el punto de vista psicológico, el rechazo social puede ser traumático sobre todo en el contexto en el que vive, una aldea a varias horas de Nueva Delhi, advirtió el doctor Arráez. Shalini, de 1,40 metros de altura, ha sido vista por especialistas de endocrinología, medicina interna, reumatología, oftalmología y psiquiatría de la International Medical Academy.

Algunos resultados tardarán en llegar por el trasfondo genético que conlleva la enfermedad, pero el doctor Herrera ha asegurado también que el tratamiento previsto para Shalini es para toda la vida.

En España uno de cada 200.000 niños nace con ictiosis lamelar, enfermedad autosómica recesiva, lo que significa que se adquiere de forma genética cuando, a través de los padres, dos genes recesivos se unen y los hijos tienen un 25 por ciento de probabilidad de nacer sanos, un 25 de nacer enfermos y un 50 de ser portadores.

Fotos

Vídeos