Los clubes buscan alternativas para entrenar y evitar nuevas denuncias vecinales por ruidos

El problema de ruidos en el Lex Flavia se podría solucionar instalando unos paneles acústicos. / Ñito Salas

Adesa, de Salesianos, podría utilizar las instalaciones del pabellón de Ciudad Jardín, y se barajan otros colegios en Teatinos

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los equipos de baloncesto que entrenan en colegios que han sido denunciados por ruidos excesivos ya están buscando otros espacios alternativos. No les queda otra salida, después de que el propio alcalde reconociera ayer que no hay fecha prevista para acometer las obras necesarias para insonorizar o al menos reducir a límites legales el nivel de ruidos que se generan por la actividad deportiva. Los directores de los tres centros afectados (los colegios Lex Flavia Malacitana en la zona de El Ejido; el Puerta Oscura, en Miraflores de los Ángeles y el Revello de Toro, en Teatinos) se reúnen hoy con la delegada de Educación para tomar una decisión respecto a la continuidad de estas actividades, que no son escolares ni se realizan en horario lectivo.

Noticias relacionadas

La postura de los directores estará muy condicionada por la nueva amenaza de denuncia, por la vía penal, que le ha hecho llegar a la directora del Lex Flavia uno de los vecinos. La directora ya tomó al respecto una primera decisión, el pasado viernes: reducir el horario de entrenamiento, que desde este lunes tiene que terminar a las ocho de la tarde, dos horas antes de lo previsto. Y, al mismo tiempo, indicó a los responsables del club que entrena en sus instalaciones, el Adesa Salesianos, que si en dos semanas no se tomaban las medidas anunciadas para reducir el nivel de ruido que genera la actividad deportiva se tendrían que suspender los entrenamientos. Como estas medidas no se han tomado, ni se esperan en varias semanas, es probable que los directores opten por interrumpir las actividades.

Al pabellón de Ciudad Jardín

De esta manera, Salesianos, que cuenta con 15 equipos de baloncesto, de los que once entrenan en el Lex Flavia, ya está estudiando alternativas, con algún equipo en sus propias instalaciones y el resto, la mayoría, en el pabellón deportivo de Ciudad Jardín. Pero los otros clubes «lo tienen mucho más difícil», reconoció el delegado en Málaga de la Federación Andaluza de Baloncesto, Ricardo Bandrés. En el Félix Revello de Toro, en la zona de Teatinos, entrena el Málaga Basket. José Pérez Marín adelantó que será difícil encontrar otro colegio, porque una de las alternativas que se plantean, cambiar al Rectora Adelaida de la Calle, puede llevar a la misma situación: «también hay edificios alrededor, y nadie te asegura que algún vecinos se moleste por los ruidos», dijo el entrenador. Mientras Educación toma una decisión, ellos han seguido con los entrenamientos habituales, que terminan a las 21 o 21.30 horas.

El Ayuntamiento tiene abiertos sendos expedientes sancionadores a los colegios Lex Flavia y Revello de Toro por superar el nivel de ruidos legal. En el primer caso, el Ayuntamiento se comprometió a financiar la instalación de unos paneles acústicos. Y en el Revello de Toro se tomaron medidas para reducir el ruido, como evitar silbatos o bocinas. En este caso el Ayuntamiento indicó que se tomarían nuevas mediciones para comprobar si se han sido efectivas, pero hasta el día de ayer los técnicos no se habían presentado en las instalaciones. El Málaga Basket cuenta con unos 350 o 370 jóvenes que entrenan en el Revello de Toro y también el Adelaida de la Calle. José Pérez señaló que trata de mantener a los deportistas ajenos a esta polémica, pero que los padres empiezan a estar preocupados. «Pensábamos que en julio se llegó a un acuerdo, que estaba todo solucionado para este curso; no esperábamos que de nuevo la práctica del deporte suponga un problema», señaló.

Competiciones

El delegado en Málaga de la Federación Andaluza de Baloncesto apunta otro problema: en unas semanas comienzan las competiciones oficiales, y la planificación de estos partidos se ha realizado en función de la disponibilidad de estas instalaciones, tal como estaba acordado a finales de julio. «Toda la planificación se ha realizado en función del acuerdo que alcanzamos con el Ayuntamiento y Educación», dijo. Para Bandrés, si el Ayuntamiento se comprometió a la insonorización del Lex Flavia «entiendo que deberían buscar los recursos económicos necesarios para hacer frente a ese compromiso». Y señaló que la única solución a este problema es que «todos cumplan» sus compromisos.

Fotos

Vídeos