Ciudadanos se ofrece a mediar entre vecinos y hosteleros para regular la actividad hostelera en la capital

Terrazas en el centro histórico (archivo)./SUR
Terrazas en el centro histórico (archivo). / SUR

La formación naranja apuesta porque el Centro deje de ser zona residencial y sea catalogado como de uso turístico

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Ciudadanos no quiere la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas en la ciudad y no cree que la declaración de una moratoria sobre la apertura de nuevos establecimientos de hostelería sea la solución para acabar con los problemas de ruido. Tras reunirse con vecinos y empresarios, el grupo municipal se ha ofrecido a mediar para regular la actividad hostelera en Málaga.

Tras anunciar al equipo de gobierno que iba a votar en contra de dicha regulación -lo que hizo que se retirara del orden del día de la pasada comisión plenaria de Medio Ambiente-, el portavoz municipal, Juan Cassá, ha instado a la celebración de una gran reunión en la que estén todas las partes implicadas y a la que el equipo de gobierno acuda con una voz única. «Estamos en condiciones de liderar una negociación, pero entendemos que todas las partes deben ceder», ha dicho.

A juicio de Cassá no se puede meter en el mismo saco al Centro y a Teatinos y pide que para comenzar habría que intensificar la vigilancia y hacer que se cumplan las ordenanzas. «No se pueden tomar decisiones de este tipo porque sólo sirven para castigar a los que cumplen», ha valorado. En este sentido, avanzó que ellos apuestan porque el Centro pase de ser zona residencial (zona A) a zona turística (zona D), tal y como defienden los hosteleros desde hace más de un año.

Para argumentar este último punto defiende que apenas el 30% del suelo se dedica actualmente a uso residencial según el catastro y que menos de 1.600 residentes están afectados por el ruido. «Ciudadanos es una formación que mira por el bien general de toda la ciudad», sostuvo. En esta misma línea apostó porque el Ayuntamiento saque subvenciones para insonorizar los negocios y las viviendas en vez de prohibirlos.

En el caso de Teatinos, Benito Ruiz, vocal responsable de aquella zona, también considera que la solución pasa por aumentar el control policial. Aunque entiende que ese suelo sí es eminentemente residencial, explica que habría que comenzar por evitar la práctica del botellón, controlar el horario y el uso del espacio público de los establecimientos, inspeccionar a los vehículos mal estacionados o realizar controles de alcoholemia en las entradas de la barriada. «Ya se ha arreglado este problema en otras zonas como Pedregalejo o Santa Paula sin necesidad de declarar una ZAS», resumió.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos