PP y Ciudadanos se alían para aprobar un presupuesto para Málaga pensado para 2018 y 2019

Cassá y De la Torre estrechan sus manos en presencia del concejal de Ciudadanos Alejandro Carballo y del edil Carlos Conde. / Salvador Salas

El equipo de gobierno ha planificado gastos e inversiones plurianuales por si no hay más cuentas antes las elecciones locales

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Como estaba previsto, el alcalde, Francisco de la Torre, y el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, escenificaron ayer en los salones de la Alcaldía de Málaga el acuerdo político que va a permitir dar luz verde al presupuesto municipal de este año con cinco meses de retraso respecto al ejercicio natural. A estas alturas del año pasado, las cuentas locales entraban en vigor con su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia el día 10 de abril.

En esta ocasión, todavía resta una tramitación de un mes aproximadamente para que pueda alcanzarse ese hito. La negociación entre el equipo de gobierno municipal y la formación naranja, coordinada por el área de Economía que dirige el concejal Carlos Conde, no ha sido fácil. De ahí que el presupuesto de 2018 que se va a aprobar en las próximas semanas no esté pensado únicamente para los siete meses durante los que estará en vigor dentro de este año, sino también para la primera mitad de 2019, ya que los responsables municipales han trabajado con la hipótesis de que será muy complicado aprobar las cuentas del siguiente ejercicio antes de las elecciones municipales del 26 de mayo.

La estrategia del área de Economía requiere que los contratos se adjudiquen este año

De la Torre confíaen que el documento entre en vigor a lo largo del mes de mayo

Para garantizar la financiación de determinadas partidas de gastos e ingresos en los primeros meses de 2019, muchas de ellas se van a recoger con una planificación plurianual que va a permitir disponer de fondos en el arranque del año que viene, aunque no esté aprobado el nuevo presupuesto. Para que ello sea posible, en el caso de los gastos, el presupuesto del Ayuntamiento de la capital deberá reservar en 2018 partidas iguales o superiores a las previstas para 2019. El edil Carlos Conde explicó que esto va a permitir, por ejemplo, mantener el servicio de mantenimiento de la vía pública que realizan los distritos.

En el ámbito de las inversiones, aquellas que no estén financiadas con préstamos bancarios o fondos europeos, podrán contar con financiación en los primeros meses de 2019 gracias también a su planificación plurianual, pero con la condición de que la obra o el proyecto en cuestión tiene que estar adjudicado a una empresa antes del 31 de diciembre de 2018. «Se trata de adecuar el presupuesto al nivel de ejecución del gasto que realmente se va a poder alcanzar en lo que queda de año», aclaró Conde quien, no obstante, remarcó que la «vocación» del equipo de gobierno es contar con un nuevo presupuesto en fecha para el año que viene.

El de 2018 podría entrar en vigor a lo largo del mes que viene. De la Torre apuntó ayer que la tramitación a nivel interno ya está en marcha, pero apostilló que la remodelación del equipo de gobierno a raíz de la marcha del concejal Julio Andrade y la entrada de José del Río requiere una serie de cambios en el organigrama de los consejos de empresas y organismos municipales que van a condicionar la aprobación de las cuentas de cada uno de ellos. No obstante, confió en que para finales de este mes o principios de mayo, el documento presupuestario pueda recibir la aprobación inicial del pleno. A partir de ese momento, contará un plazo de 15 para alegaciones hasta su aprobación definitiva, que podría producirse a mediados de mayo. Una vez superado ese proceso, entrará en vigor con su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia.

Elogios

El regidor mostró su «satisfacción» por la reunión mantenida con Ciudadanos y remarcó que las líneas exigidas por la formación naranja para sumar sus votos para la aprobación del presupuesto local «son en las que coincidimos en la necesidad de ir avanzando». «Reconozco el talante constructivo de Ciudadanos. En muy pocas semanas tendremos presupuestos», aseguró.

Sesenta medidas para dar luz verde al expediente

Al margen del requisito de avanzar en los asuntos de Repsol, Limasa, Bomberos yGibralfaro, el grupo de Ciudadanos puso como condición para prestar su apoyo a los presupuestos de este año que se incluyeran partidas para poner en marcha sesenta medidas concretas. Según aseguró el portavoz de la formación naranja, JuanCassá, la práctica totalidad de ellas van a tener un reflejo en el expediente presupuestario que se va a aprobar. Entre esas medidas se encuentran la convocatoria de un concurso público para darle uso a la parcela de los antiguos cines Astoria y Victoria, acometer medidas de tráfico para mejorar los accesos al PTA, aumentar la dotación de Policía Local y la redacción de los proyectos para que la ciudad disponga de una red de minipabellones deportivos en los distritos (fundamentalmente en Carretera de Cádiz, Cruz del Humilladero, Teatinos, Bailén-Miraflores, zona Este y Centro) para ampliar la oferta de instalaciones, que se antoja escasa como quedó de manifiesto durante la crisis del ruido en los colegios. En el listado hay prácticamente de todo, desde darle continuidad a la semipeatonalización de la Alameda Principal hasta inversiones más concretas en los barrios.

Esas líneas son la definición y puesta en marcha de un nuevo modelo de empresa de limpieza para la ciudad, la adecuación del monte Gibralfaro para su uso como parque urbano, la solución al conflicto laboral en el Cuerpo de Bomberos y el proyecto para generar un gran parque, de igual manera que los desarrollos residenciales previstos, en los suelos de Repsol, junto a la avenida de Juan XXIII. Asimismo, según señalaron De la Torre y Cassá se han introducido en los presupuestos la práctica totalidad de las sesenta partidas que la formación naranja también requería para prestarles su apoyo.

Reunión con Bomberos

«Ciudadanos siempre ha querido tener presupuestos en este Ayuntamiento pero, dentro de las cuatro líneas que marcamos, vimos que había cuestiones que no marchaban con la celeridad deseada», comentó Juan Cassá, quien recordó la reunión mantenida este pasado martes entre el equipo de gobierno y representantes sindicales de Bomberos. «En la reunión pude constatar que ha bajado el nivel de tensión en el conflicto», indicó. «El alcalde y el equipo de gobierno han cumplido. Somos responsables y queremos desbloquear la ciudad, una ciudad como Málaga no se merece estar sin presupuestos», añadió Cassá.

El equipo de gobierno municipal y el grupo de Ciudadanos han intensificado en las últimas semanas las reuniones para cerrar el acuerdo que permita dar luz verde con mayoría de votos al presupuesto en el pleno. Estas reuniones han estado coordinadas por Carlos Conde y el equipo de área de Economía y Hacienda.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos