La Ciudad de la Justicia cumple 10 años

Vista de la Ciudad de la Justicia, inaugurada el 30 de noviembre de 2007./Salvador Salas
Vista de la Ciudad de la Justicia, inaugurada el 30 de noviembre de 2007. / Salvador Salas

SUR hace un recorrido por algunos de los juicios más relevantes que se han celebrado en estos dos lustros en las instalaciones

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Hace ya dos lustros que quedó inaugurada la Ciudad de la Justicia. En concreto, fue el 30 de noviembre de 2007 cuando las autoridades acudieron a las instalaciones malagueñas para dar el pistoletazo de salida oficial a su andadura. Actualmente, 168 jueces prestan servicio en un edificio por el que pasan a diario una media de unas 3.500 personas, entre abogados, procuradores o usuarios.

Los magistrados llevan a cabo los juicios en las 53 salas de vistas con las que cuentan estas instalaciones. Aunque, entre todas ellas, hay una muy conocida. Es en la que se celebró el juicio por el ‘caso Malaya’, que supuso un reto sin precedentes para la Justicia. Los jueces de la Audiencia malagueña lo superaron con creces y consiguieron juzgar a los 95 acusados que se sentaron en el banquillo.

En cifras

70.000
metros cuadrados es la superficie con la que cuentan las instalaciones de la Ciudad de la Justicia.
9.900
personas es el aforo con el que cuenta la Ciudad de la Justicia, un edificio por el que se estima que cada día pasan una media de 3.500 personas, entre abogados, procuradores o usuarios.
365
días del año están abiertas las instalaciones, ya que en ellas se presta servicio de guardia atendido por dos juzgados de instrucción.
76
son el total de juzgados que alberga la Ciudad de la Justicia en sus dependencias, que también cuenta con 53 salas de vistas.
168
jueces trabajan en las instalaciones de la capital malagueña, en la que también hay 61 representantes del Ministerio Público y 87 letrados de la Administración de Justicia.
91
son los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado –policías nacionales y guardias civiles– destinados en los juzgados.
1.065
personas más trabajan a diario en estas instalaciones, entre las que hay médicos forenses, gestores, tramitadores procesales, auxiliares judiciales, personal de informática o mantenimiento, entre otras.

Además de las macrocausas, entre las que destaca la del ‘caso Nilo’ –en el que hubo más de 168 personas acusadas por una estafa–, también se han celebrado numerosos juicios de sucesos que conmocionaron a los malagueños, como el del atropello mortal a un padre y su hijo, el del doble crimen de La Luz en el que un hombre mató a su expareja y al hijo de ambos, o el de la balsa de Los Montes, en el que el procesado dejó que se ahogara el hijo de la que entonces era su pareja. SUR hace un recorrido por algunos de los casos más relevantes de estos años.

‘Caso Malaya’ El macrojuicio que supuso un reto sin precedentes
Julián Muñoz y Juan Antonio Roca, junto a otros procesados en la causa.
Julián Muñoz y Juan Antonio Roca, junto a otros procesados en la causa. / Salvador Salas

Pese a los incontables juicios que se han celebrado en estos años en la Ciudad de la Justicia, hay uno que marcó un antes y un después. Es el del ‘caso Malaya’, contra la corrupción urbanística en Marbella, en el que la Audiencia de Málaga, contra todo pronóstico, logró juzgar a los 95 acusados a lo largo de casi dos años.

El juicio comenzó el 27 de septiembre de 2010 y quedó visto para sentencia tras casi 200 sesiones el 31 de julio de 2012. Todo ello sin sufrir suspensiones ni incidentes destacables.

Con el altísimo número de acusados en esta causa y el gran volumen de documentación, el presidente de la Sección Primera de la Audiencia malagueña, José Godino, consiguió sacar adelante el juicio a base de mucha cintura, dando facilidades a los abogados y procesados. El tribunal huyó de la rigidez de la ley e ideó sistemas organizativos que encajaran en ella para poder gobernar el juicio, como resúmenes y deliberaciones parciales al final de cada bloque de delitos y acusados.

El juicio por el ‘caso Malaya’ dejó numerosos momentos para conservar en la memoria de la historia judicial malagueña. Los más fueron de tensión, aunque también se produjeron otros divertidos e incluso tuvieron lugar algunas anécdotas hilarantes. Fue Juan Antonio Roca, principal procesado en esta causa y cerebro de la trama de corrupción en el Ayuntamiento marbellí, quien centró todo el juicio. Defendió de forma muy vehemente su inocencia y, en ocasiones, respondió con ataques y prepotencia al interrogatorio del fiscal, lo que le costó alguna que otra reprimenda del tribunal.

Sala de prensa

Numerosos periodistas siguieron las sesiones a través de las pantallas del salón de actos, convertido durante el juicio en sala de prensa. Desde allí transmitieron algunos momentos estelares, como cuando el constructor Rafael Gómez ‘Sandokán’ relató su pasado como cabrero, desplumador de pollos o joyero en una declaración llena de anécdotas que hicieron reír a la sala.

En el banquillo de los acusados se sentaron entre otros el exasesor de Urbanismo y principal condenado, Juan Antonio Roca; el exregidor Julián Muñoz, la exalcaldesa Marisol Yagüe y la que fuera primer teniente de alcalde y exedil socialista, Isabel García Marcos. En la sentencia, dictada en octubre de 2013 por la Audiencia de Málaga y confirmada en julio de 2015 por el Tribunal Supremo, se condenó a más de 40 personas, a las que se les impusieron penas de prisión y multas millonarias en muchos casos, como el de Juan Antonio Roca, que superó los 200 millones de euros.

‘Caso blanqueo’ Isabel Pantoja fue juzgada y condenada

Como una pieza separada del ‘caso Malaya’ se llevó a cabo el juicio más mediático que ha acogido estos años la Ciudad de la Justicia. Se trata del que sentó en el banquillo de los acusados a la cantante Isabel Pantoja, junto al exalcalde de Marbella Julián Muñoz y su exmujer, Maite Zaldívar. Pantoja fue condenada por un delito de blanqueo de capitales tras 27 sesiones de juicio, que comenzó en junio de 2012.

Estafa Más de 168 acusados por la lotería nigeriana

El macroproceso judicial por la estafa de cerca de tres millones de euros con falsos premios de lotería conocido como ‘caso Nilo’, en el que resultaron acusadas más de 168 personas y más de un centenar de ellas acabaron condenadas, supuso otro de los grandes retos a los que se ha enfrentado en estos diez años la Ciudad de la Justicia. Previsto para siete meses de duración, el mayor problema fue de espacio.

Robo de joyas El preso más antiguo de España, en el banquillo

En los banquillos de la Ciudad de la Justicia también se ha sentado el que fuera el preso más antiguo de España, Miguel Montes Neiro, fallecido a finales del pasado octubre. Lo hizo como uno de los nueve procesados por el robo en El Corte Inglés de Puerto Banús en noviembre de 2012, en el que fueron sustraídos más de cuatro millones de euros en joyas y relojes. Las partes retiraron sus acusaciones y quedó libre de cargos.

Maltrato animal Sacrificio masivo de perros y gatos

El avance en la lucha contra el maltrato animal también ha sido palpable en el ámbito judicial. Prueba de ello es el juicio que acogió la Ciudad de la Justicia contra la presidenta de la Protectora de animales de Torremolinos, Carmen Marín, que fue condenada a tres años y nueve meses de prisión. La pena se le impone por maltrato animal, falsedad e intrusismo y sacrificio masivo de perros y gatos.

Tráfico Atropello mortal en Cerrado de Calderón

El suceso ocurrió en la calle Rodeo de la capital. Una mujer atropelló mortalmente a un hombre de 45 años y a su hijo de siete, y lesionó de gravedad a otro. En la sentencia dictada por un juzgado de lo Penal se recogió como probado que la mujer circulaba a una velocidad superior a la permitida e iba hablando por el teléfono. Se le condenó a más de tres años de prisión, aunque la pena fue reducida posteriormente tras ser revisada.

Violencia de género A prisión por el doble crimen de La Luz

Miguel Ángel fue condenado a 43 años de prisión por dos delitos de asesinato tras el veredicto emitido por el jurado, en el que se consideró que el procesado, «conscientemente y con alevosía», mató a su expareja –Estefanía– y al hijo de ambos –Aarón, de cinco años– tras acechar, amenazar y acosar constantemente a la mujer porque «era para él o para nadie». El doble crimen de La Luz conmocionó a la sociedad malagueña.

Asesinato Condenado por la muerte de un abogado

El caso del abogado Salvador Andrés Reina, que fue asesinado y cuyo cadáver fue hallado en el maletero de un coche aparcado junto a la estación de autobuses de la capital, también fue juzgado en la Ciudad de la Justicia. Su asesino, un ciudadano alemán, fue condenado a 25 años de prisión por los delitos de asesinato, robo agravado con empleo de arma y un delito continuado de estafa.

Crimen de la balsa A la cárcel por matar al hijo de su expareja

Antonio Fernández fue condenado a 17 años de prisión por asesinar al pequeño Alejandro, el hijo de la que entonces era su pareja sentimental y que tenía solo tres años de edad. El procesado se llevó al niño a un paraje situado en Los Montes de Málaga y lo arrojó a una balsa de agua para la lucha contra los incendios forestales. Allí, dejó que se ahogara. En el juicio defendió que todo fue un accidente, pero el jurado no le creyó.

Un edificio mejorado en el que la principal polémica ha sido el aparcamiento

A lo largo de estos diez años, desde que se produjo la inauguración de las instalaciones, la Ciudad de la Justicia ha sido objeto de mejoras. Se han realizado diversas obras para nuevas dotaciones como la sala Gessell, en la que se permite a jueces, abogados, psicólogos y forenses observar la exploración a menores a través de un cristal, lo que garantiza una mayor intimidad a las víctimas. Entre otros aspectos, también se han mejorado los espacios para la atención de las víctimas de violencia de género, proporcionando circuitos para que no se tengan que cruzar con sus maltratadores.

Pero también se han producido críticas desde los sindicatos sobre el estado de las instalaciones. Desde SPJ-USO se ha elaborado un informe en el que se reflejan numerosas de ellas, denunciando aspectos como la falta de espacio, llegando a hablar de hacinamiento del personal, así como deficiencias en la iluminación, la aclimatación o la ventilación.

El edificio también ha sido objeto de la polémica. La mayoría de ellas están relacionadas con el aparcamiento. Y es que si hace unos años las plazas que se encuentran ubicadas bajo el edificio enfrentaron a trabajadores y jueces, llegando el conflicto incluso hasta el Tribunal Supremo, recientemente se tuvo que aprobar un protocolo para regular la utilización del aparcamiento en superficie para uso exclusivo de fiscales, magistrados, funcionarios, letrados de la Administración y otros empleados que prestan sus servicios en las citadas dependencias judiciales. Fue tras las reiteradas quejas que llegaron a la gerencia de las instalaciones, entre ellas, porque se ocupaban sitios reservados para personas con movilidad reducida.

Poco después hubo otra polémica al ampliarse las plazas para los funcionarios en detrimento de los usuarios que no trabajan en el edificio. La gerencia dio marcha atrás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos