La ciudad también baja con el Málaga

Imagen aérea de estadio de La Rosaleda, que la próxima temporada verá fútbol de Segunda División. /Salvador Salas
Imagen aérea de estadio de La Rosaleda, que la próxima temporada verá fútbol de Segunda División. / Salvador Salas

El descenso del equipo de fútbol a Segunda no es determinante para la imagen de la capital, pero sí hace mella en su proyección

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El Málaga Club de Fútbol puso ayer fin con su partido ante el Getafe a una temporada aciaga en la que ya hace unas semanas se consumó el descenso a la Segunda División. Este encuentro puso el punto y final a una década en la élite del balompié español con hitos tan relevantes como la participación en la Champions League. Pero la pérdida de categoría del equipo blanquiazul no sólo tiene efectos negativos en el plano deportivo y para el club –sumido actualmente en una situación de inestabilidad institucional–, sino que también repercute en la ciudad y la provincia, que, en cierta forma, también baja con Málaga CF.

Noticia relacionada

Si bien es cierto que la pérdida de categoría no es determinante para la imagen de la ciudad –que está viviendo unos momentos dulces–, los expertos consultados coinciden en que no estar en la denominada mejor Liga del mundo sí hace mella en la proyección de Málaga, dada la relevancia que el fútbol ofrece a las ciudades desde el punto de vista turístico, económico y mediático. Ahí están los ejemplos de ciudades como Zaragoza, Valladolid, Murcia o Alicante, cuyos equipos llevan años militando en la Segunda División o en la Segunda B y donde, según las estimaciones realizadas en su momento por las Cámaras de Comercio de España, las pérdidas van entre los cinco y los veintiocho millones de euros por dejar de jugar en la Primera División. La cantidad final que se pierde depende tanto del tamaño de la ciudad y del estadio como del número de plazas hoteleras de las que disponga. A ello se une, según los expertos, que son capitales que «suenan menos» al tener menor proyección en los medios de comunicación.

Autoridades y expertos muestran su preocupación por una situación en la que habrá pérdidas económicas y de proyección mediática de la provincia

El impacto directo sobre la economía de una ciudad se manifiesta en la disminución de la afluencia de aficionados a los estadios (tanto locales como foráneos, especialmente cuando vienen equipos de gran tirón como el Real Madrid, el Barcelona o el Atlético de Madrid) y de profesionales (técnicos, jugadores, directivos, periodistas o árbitros). Un hecho que repercute en sectores como el de los hoteles, la hostelería, el comercio o el transporte, lo que, según los expertos, supone la pérdida de puestos de trabajo. A ello se unen otros elementos como menos proyección mediática o la bajada en los contratos televisivos del club.

Desde la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), su presidente, Javier González de Lara, esgrimió algunos datos estimativos como que un equipo en Primera División puede tener unas 25.000 pernoctaciones al año, además en temporada media y baja, y unas 50.000 visitas.

Para Plácido Rodríguez, profesor del departamento de Economía de la Universidad de Oviedo y director de la Fundación Observatorio Económico del Deporte (FOED), el descenso de categoría de un equipo de fútbol supone «un impacto negativo» para la ciudad. En este sentido, expone que se van a reducir los ingresos por el estadio (número de socios, cuotas que se abonan y el precio de las entradas), aunque esa será una renta «que se redistribuirá» en el resto de Málaga.

Algunas cifras

25.000
pernoctaciones al año puede suponer para una ciudad como Málaga tener un equipo en Primera División. La cifra baja a las 3.000 pernoctaciones, en Segunda.
50.000
visitas recibe una ciudad como Málaga con un equipo en Primera División, una cantidad que se puede reducir a muy pocas visitas con el equipo en segunda
38
millones de euros es el Valor Añadido Bruto (VAB) que perderá Málaga por la caída de los ingresos del club derivada de los derechos televisivos.

A juicio de este experto, el gran agujero se producirá en los derechos televisivos que para equipos de la clase media como el Málaga representan más de la mitad de los ingresos y que con el descenso, menguarán, lo que repercutirá en el Valor Añadido Bruto (VAB) de la provincia. «Ese es un dinero que viene de fuera de Málaga, es decir es una entrada neta de ingresos y ese impacto en la economía es muy relevante», sostiene.

En este sentido, Rodríguez explica que hasta ahora el Málaga ingresaba algo más de 55 millones por derechos televisivos, que ahora se reducirán a unos ocho o nueve. Una pérdida, según añade, que se compensa en parte por la prima por descenso que recibirá el club y que rondará entre nueve y diez millones. «El Málaga perderá unos 38 millones de euros por derechos televisivos, una cantidad que repercute en el VAB», según sus estimaciones.

«El descenso supone una pérdida para Málaga como marca de ciudad. Se va a hablar menos del Málaga en los medios de comunicación», sostiene Plácido Rodríguez, quien agrega que a esa circunstancia negativa también contribuye el divorcio actual entre la dirección del club, con el presidente Al-Thani al frente, y los aficionados.

«No es positivo»

Desde la empresa El Cuartel, especializada en publicidad y marketing, los expertos consultados argumentan que desde el punto de vista del binomio marca-ciudad el no estar en Primera División «no es positivo y además se pierde mucha difusión en los medios». Añaden que estar en la élite futbolística «es un gran atributo añadido al consabido valor turístico y cultural de la provincia, pero jamás afectará a la imagen de Málaga como marca. Málaga es Málaga más allá de el club de fútbol».

«Si estamos entre los primeros en muchos indicadores importantes, lo lógico es que nuestra posición futbolística se corresponda con ello» francisco de la torre, alcalde de málaga

«Es importante contar con un equipo en Primera porque es un reclamo turístico» elías bendodo, presidente de la diputación

«Málaga tiene una imagen potente en turismo, cultura y tecnología y debe contar con una imagen similar en el fútbol» josé luis ruiz espejo, delegado de la junta

«Los valores de Málaga como ciudad están fuertemente asentados y en ningún caso dependen de las circunstancias que rodean al club. Aunque siempre es mejor contar con un club en Primera División por la visibilidad que aporta, a nivel planetario, la televisión, el turismo y el marketing deportivo», arguyen desde El Cuartel, empresa que manifiesta su respeto por el club.

Partiendo de la base de que no contar con un equipo en Primera División no es positivo, Javier González de Lara expone que el perjuicio que puede sufrir la marca Málaga dependerá tanto del tiempo que sea preciso para recuperar la categoría como de que el club dé una imagen estable y genere la confianza perdida.

«Desde la CEM, consideramos muy preocupante la situación del Málaga CF, fundamentalmente no sólo por perder la categoría sino también y eso es lo peor, por la aparente inestabilidad organizativa y económica del club. La incertidumbre se cierne sobre el equipo titular de Málaga y de la Costa del Sol, con una planificación para la próxima temporada inminente y sin visualizarse una respuesta que genere confianza. Los empresarios malagueños no obstante, confiamos en el retorno a la máxima categoría, habida cuenta de la repercusión económica y social para nuestra provincia. Una provincia dinámica y competitiva como Málaga, merece estar representada entre la élite de la mejor Liga del mundo», afirma González de Lara, quien ofrece la colaboración de los empresarios para colaborar en la recuperación de la estabilidad.

Imagen de aficionados blanquiazules en las gradas de La Rosaleda.
Imagen de aficionados blanquiazules en las gradas de La Rosaleda. / SUR

Desde el ámbito institucional. E presidente de la Diputación, Elías Bendodo, destaca «la importancia y la trascendencia» de contar con un equipo en Primera División porque se convierte en un reclamo turístico. «Los equipos se vinculan de forma inevitable al territorio, afianzando la relación entre la ciudad o provincia que representa y la afición. Por eso es tan importante situar a un equipo lo más alto posible y que la propiedad, el equipo técnico y los jugadores se esfuercen por mantener un buen nivel durante toda la temporada», asegura.

«El descenso del equipo de fútbol supone una pérdida para Málaga como marca de ciudad» Plácido Rodríguez, experto en economía del deporte

«Una provincia dinámica y competitiva como Málaga merece estar representada en la élite del fútbol» javier gonzález de lara, presidente de la cem

Bendodo agrega que Málaga tiene «un equipo de primera, una ciudad y una provincia de primera y una afición de primera» y reclama la unidad de todos para apoyar al equipo en Segunda División, al tiempo que insta a los propietarios del club a «estar a la altura de la ciudad y de esta magnífica provincia».

José Luis Ruiz Espejo, delegado de la Junta en la provincia, remarca el impacto económico que tiene el fútbol en las ciudades con equipos en la máxima categoría del fútbol español supone «una incuestionable» fuente de ingresos para sectores como el comercio, la hostelería, los hoteles y el transporte.

Ruiz Espejo considera que el descenso, además del impacto anímico, afectará a la economía y la imagen de la ciudad, así como a su proyección mediática. «Málaga tiene una marca y una imagen muy potente en el ámbito turístico, cultural y tecnológico, y debe contar también con una imagen similar en cuestiones deportivas y sobre todo en el deporte rey, en donde debemos apostar no sólo por regresar a Primera sino también en el corto y medio plazo en volver a jugar competiciones europeas», dice.

Los hoteles, la hostelería, el comercio y el transporte son los sectores más perjudicados

Para El Cuartel contar con un club en Primera «es un gran atributo añadido al valor turístico y cultural de la provincia»

Mientras que el alcalde, Francisco de la Torre, asevera que el descenso del equipo es «una mala noticia para todos» y añade que una ciudad como Málaga merece que su equipo esté en Primera División. «Si estamos entre los primeros de España cuando no los primeros en muchos indicadores importantes, cada vez más, lo lógico es que nuestra posición futbolística se corresponda con ello», apostilla.

La visita de equipos como el Real Madrid o el Barcelona son un gran tirón para la ciudad. Aficionados del Borussia de Dormund en Málaga durante la Champions. Una de las principales pérdida para el club son los derechos televisivos. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos