(OTRO) CHOQUE DE TRENES EN EL PLENO A CUENTA DEL METRO

Recreación del tranvía al Hospital Civil. :: sur/
Recreación del tranvía al Hospital Civil. :: sur

El conflicto por el trazado al Hospital Civil vuelve a la discusión el lunes con dos mociones opuestas de PP y PSOE. Y también habrá debate con La Casa Invisible

Los ciudadanos que sigan habitualmente las sesiones ordinarias del pleno municipal seguramente habrán perdido la cuenta del número de mociones que se han discutido ya sobre el Metro de Málaga y su futuro trazado hacia el Hospital Civil. El lunes tendrán que añadir una más (dos, en realidad), porque el conflicto del suburbano volverán a convertirse en un asunto central en el orden del día. El enésimo choque de trenes enfrenta (de nuevo) al PP y al PSOE, que presentarán sendas mociones de signo radicalmente opuesto sobre la solución que debe aplicarse a este proyecto eterno.

Por orden de discusión, los socialistas han hecho suya a través de una moción urgente la propuesta que hace unos días planteó el consejero de Fomento de la Junta de Andalucía, Felipe López, que pidió un posicionamiento institucional del pleno sobre el metro al Civil «más allá de las declaraciones del alcalde». Cabe recordar, en este sentido, que el pasado mes de mayo, en una de las últimas discusiones sobre la materia, Ciudadanos sumó sus tres votos a los del resto de la oposición y favoreció que saliera una postura a favor de este trazado: en aquel momento argumentó que lo básico, por encima de cualquier otra consideración, era que el metro se desbloqueara y que era consciente de que para que eso fuera una realidad había que pasar por el visto bueno de la línea hacia la zona norte de la ciudad. Con estos antecedentes, que dejaron al PP solo, los socialistas dan por hecho que de nuevo el lunes conseguirán sumar la mayoría de concejales (18 frente a 13) y que por tanto se podrá fijar esa postura mayoritaria que reclamaba la Junta hace unos días. Además, la nueva moción del PSOE incluye un 'guiño' al partido naranja al incorporar en uno de sus puntos la promesa de hacer mejoras en el entorno de Bailén Miraflores. La duda, sin embargo, está en si el grupo naranja mantendrá su voto a favor en el mismo sentido que hiciera el mes de mayo o harán alguna matización. «Por ahora nos movemos sólo en el escenario que se reprodujo entonces. Si Ciudadanos cambia de postura, tendrá que explicar por qué lo hace y será su responsabilidad», destacaba el portavoz de los socialistas, Daniel Pérez, quien aporta otro detalle importante en su moción ya que pretende que el sentido de la votación sea «acatado» por la Junta de Gobierno Local. Sin embargo, Pérez no especificó ayer qué ocurriría si la votación final fuera negativa y qué postura tendría que asumir, en ese caso, la JGL.

Sea como fuere, el equipo de gobierno del PP rechaza de plano «este intento de pisotear la autonomía local» por parte de la Junta de Andalucía, a quien recuerda que no tiene competencias en el órgano municipal. Así lo destacaba, visiblemente ofendido, el portavoz del grupo, Carlos Conde, quien insistió en que el alcalde «siempre ha cumplido sus compromisos en esta materia». Para fijar su postura, los populares también llevarán su propia moción sobre el metro, en la que exigen a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que se reúna con los vecinos que están en contra del trazado del metro al Civil y le recuerdan su compromiso, «que contrajo públicamente el pasado 27 de septiembre de 2013», de que este nuevo tramo tendría que hacerse «con el consenso vecinal». En otro de sus puntos el equipo de gobierno popular insiste en la necesidad de ampliar la línea suburbana hacia el PTA y Campanillas y de llevarla soterrada, también, hacia la plaza del general Torrijos «tal y como se recoge en el convenio suscrito con el Ayuntamiento en 2003». Por último, los populares exigen a la Junta a que retome «a la mayor brevedad posible» las obras del tramo Renfe-Guadalmedina.

Y si el asunto del metro promete dejar el tono del debate en todo lo alto, no será menos cuando llegue el turno de la discusión en torno a la Casa Invisible, que llega a la primera línea de orden del día de la mano de Ciudadanos. El grupo naranja ya había avanzado hace unos días que presentará el lunes una moción urgente en la que se exige que este espacio de calle Nosquera salga a concurso público; y lo hace tras la polémica surgida hace unos días en la propia sede de la Casa Invisible, donde se pudo ver una bandera de España con forma de horca que provocó un profundo malestar en Ciudadanos. Esto, unido al hecho de que este lugar «está en un limbo legal», ha llevado al grupo a plantear una solución «ya» para este asunto.

Sobre el posicionamiento del resto de los grupos, el único que parece meridianamente claro es el de Málaga Ahora, que defiende una «adjudicación directa» en lugar de un concurso público para La Invisible. En la zona templada, es decir, los que aún no han fijado su postura, están los dos grupos mayoritarios: el PP ha insistido por boca de su portavoz, Carlos Conde, que «son necesarios estos espacios de cultura transgresora» aunque ha dejado abierta la posibilidad de que sea en otra sede; y el portavoz socialista, Daniel Pérez, se ha quejado de que este tema «lleve enquistado once años y el PP no le haya querido dar una solución y ahora se quiera arreglar en cinco días por un calentón político».

Aunque si se habla de retrasos acumulados y de falta de decisión política, en este pleno del lunes tampoco podía faltar el futuro de Limasa, cuya decisión se aplaza un mes tras otro y que se ha convertido en otro asunto recurrente en el pleno. Por eso tampoco podía faltar el lunes: el asunto llega en este caso de la mano de Málaga Ahora, que reclama en su moción urgente que el equipo de gobierno dé libertad de voto a sus concejales 'díscolos' para avanzar en el reto de la municipalización del servicio de limpieza en la ciudad y que «se concluyan ya los informes necesarios», en palabras de Torralbo. «Nosotros tenemos libertad absoluta para expresar nuestra opinión sobre todos los asuntos», se defendía en su turno Carlos Conde, que acto seguido ponía sobre la mesa otra moción de su grupo con la que aspira a 'matar dos pájaros de un tiro' y de paso medir «realmente» cuál es la «voluntad socialista en el tema de las plusvalías por herencia», decía. En concreto, el grupo popular exigirá a la Junta que descongele el pago de la denominada Patrica (la participación del Ayuntamiento en los tributos de la Junta de Andalucía) y propone que estos 28,8 millones de euros que el PP estima que la Junta debe al Ayuntamiento se destinen a un asunto del que el portavoz socialista, Daniel Pérez, ha hecho bandera en las últimas semanas: las bonificaciones del impuesto de plusvalía en casos de fallecimiento.

Por último, el grupo de Málaga para la Gente completará el debate con una moción urgente donde se pide una comisión de investigación que ponga negro sobre blanco los vínculos entre los casos de corrupción del PP y el Ayuntamiento de Málaga. A juicio de su portavoz, Eduardo Zorrilla, «ha quedado acreditado a través de la fiscal del caso Gürtel que no son casos aislados», por eso exige que se aclare si el PP de Málaga se financió ilegalmente en sus campañas municipales.

Fotos

Vídeos