El chantaje del taxi

OPINIÓN

«Ésta es una huelga en contra de la competencia y a favor del monopolio»

El chantaje del taxi
Ñito Salas
EDUARDO MARTÍNPRESIDENTE DE UNAUTO VTC

En pleno puente de agosto, Málaga ha copado los informativos de toda España. Y no ha sido por la Feria, ni por haber batido otro récord de llegada de turistas. Ha sido por una huelga de taxis para protestar contra la competencia de los vehículos VTC. ¿El resultado? Malagueños y turistas deambulando por la ciudad y el aeropuerto, buscando un transporte alternativo para llegar a casa o a su hotel.

Y hay más. Coches apedreados en plena Alameda, conductores perseguidos por taxistas en el aeropuerto y un largo etcétera de episodios que alguien que aterrice en el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol difícilmente creerá que suceden en un país de la Unión Europea. O en una ciudad que aspira a ser capital tecnológica y cultural del Sur de Europa.

¿Pero cuál es el problema? ¿Por qué se manifiesta el taxi? La respuesta es muy sencilla. Ésta es una huelga en contra de la competencia. O en otras palabras, a favor del monopolio. De su monopolio.

Las VTC de Málaga (y de toda España) operan con total arreglo a la legalidad vigente y al Reglamento de Ordenación de Transporte Terrestre. Ni ocupan paradas de taxis, ni captan servicios sin reserva previa, ni ejercen «competencia desleal» al taxi. Todos los servicios están precontratados, a través de una aplicación o de forma telefónica, y los conductores llevan toda la documentación requerida por la ley de transporte. Es por ello que el mismo alcalde de Málaga ha declarado en los medios de comunicación que la presencia de las VTC en Málaga es totalmente legal.

Otro motivo de protesta del sector son los vehículos que se han desplazado desde la Comunidad de Madrid para prestar servicio en Málaga con motivo de la Feria y las vacaciones de agosto. En ese sentido, la ley es clara: cualquier VTC puede prestar servicio en otra Comunidad Autónoma hasta un 20% de su tiempo. Es decir, todas las VTC de otras Comunidades Autónomas que estos días circulan por Málaga lo hacen de forma totalmente legal.

Pero lo que más debería preocuparnos es la condición del taxi para volver al trabajo. Exigen que las aplicaciones de movilidad desaparezcan de Málaga. Es decir, exigen mantener su monopolio (por la fuerza) en detrimento de los malagueños y de todos los conductores que han encontrado en la VTC una manera de ganarse la vida.

La propuesta del taxi no deja lugar a dudas sobre sus verdaderas intenciones. Si las aplicaciones se retiran de Málaga y los ciudadanos y turistas siguen a la merced de los taxistas, no habrá más disturbios y todos podremos seguir disfrutando de la Feria. Si no, deberemos atenernos a las consecuencias.

¿Hasta cuando vamos a ceder a este chantaje?

Fotos

Vídeos