El centro Virgen de la Esperanza dejará de prestar a final de año atención temprana y fisioterapia

Vista de una sala de las instalaciones con las que cuenta el centro/SUR
Vista de una sala de las instalaciones con las que cuenta el centro / SUR

La Diputación, de quien dependen las instalaciones, y la Junta discrepan sobre el cese de esta asistencia a niños de cero a seis años

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El Centro Virgen de la Esperanza, ubicado en el barrio de Martiricos de la capital y dependiente de la Diputación de Málaga, dejará de prestar el servicio de atención temprana y de fisioterapia antes de final de este año. Una asistencia de la que actualmente se benefician unos 120 niños de entre cero y seis años que serán atendidos en otros centros, según la Junta de Andalucía, que ha sacado a concurso esta asistencia, que está en fase de adjudicación.

El Virgen de la Esperanza, que cuenta con unas avanzadas instalaciones para la prestación de este servicio, especialmente su piscina para tratamientos de hidroterapia inaugurada en 1999, seguirá dando asistencia a los residentes permanentes del centro (usuarios con discapacidades físicas y psíquicas) y a través de la unidad de día; mientras que los trabajadores mantendrán sus puestos. El centro venía prestando este servicio en los últimos años en virtud de un convenio entre la Diputación (propietaria de las instalaciones) y la Junta (institución que tiene las competencias en atención temprana y fisioterapia) que se renovaba anualmente. Sin embargo, la nueva legislación estatal sobre el régimen jurídico del sector público impedía la prórroga de los convenios entre la Administración autonómica y las entidades.

En este sentido, el Gobierno andaluz optó por dos fórmulas: la delegación de competencias a ayuntamientos y diputaciones provinciales que ofrecen esta prestación mediante gestión directa y el acuerdo marco para las entidades que prestaban servicio en la modalidad de convenios con los ayuntamientos.

Municipios que sí lo asumen

Así, en el caso de la provincia, la Junta delegó la competencia en tres ayuntamientos que la habían aceptado: Alhaurín el Grande (gobernado por un partido independiente), Antequera (PP) y Vélez-Málaga (PSOE) por un periodo de cinco años. En el caso de la Diputación, según informaron fuentes del Ejecutivo andaluz, no aceptó la delegación de competencias y se optó por atender las plazas a través de un acuerdo marco que está en fase de adjudicación.

Por su parte, la diputada de Servicios Sociales y Centros Asistenciales, Lourdes Burgos, explicó que la Junta no les ofreció la delegación de competencias sino que reclamó a la institución provincial que pidiera la competencia. «Los informes verbales que nos transmitieron los servicios jurídicos eran negativos y por eso no pedimos la competencia», manifestó.

Los equipos técnicos de la Junta y la Diputación van a mantener la semana que viene una reunión para ver cada caso de los menores en intervención y contactar con las familias para ofrecerles tranquilidad porque «todo menor en intervención va a seguir», subrayaron desde ambas instituciones. El convenio actual finaliza el 15 de diciembre, aunque desde la Diputación apuntaron que se ampliará el plazo si para esa fecha aún no ha concluido el proceso administrativo de adjudicación de los nuevos centros que prestarán el servicio de atención temprana y fisioterapia a estos niños. Las nuevas plazas aumentarán de 120 a 230.

Mientras tanto, entre los empleados que vienen prestando este servicio (seis en atención temprana y cinco en fisioterapia) hay malestar porque el cese de esta asistencia les obligará a trabajar en otras áreas, lo que conlleva un cambio en sus condiciones de trabajo. Además, según fuentes consultadas, se teme que la reubicación de este personal en otros servicios del centro puede acarrear que no se les renueve el contrato a personas que ahora vienen desarrollando esas actividades.

Fotos

Vídeos