El Centro del negocio

El Centro del negocio

Cadenas nacionales y fondos de inversión buscan locales y edificios en Málaga atraídos por su oferta turística y ante el temor de que se aplique una moratoria en hostelería

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Centro está de moda. El auge turístico y cultural que experimenta la capital, unido al eco mediático generado en periódicos y televisiones de medio mundo ya no pasa desapercibido para nadie. Al aumento de visitantes, locales de los últimos años se han sumado ahora grandes grupos nacionales e internacionales y hasta fondos de inversión que quieren su espacio en la nueva perla del sur de Europa.

En los últimos meses encontrar un espacio disponible en el Centro Histórico se ha convertido casi en una misión imposible. Locales llenos que se cotizan a precio de oro (a más de 32 euros el metro cuadrado), pisos que se reconvierten en apartamentos turísticos por el aumento de la demanda y hasta oficinas que rozan el lleno han ayudado a que las principales calles comerciales de la ciudad se conviertan en objeto de deseo para los inversores y las grandes cadenas que buscan el mejor de los escaparates.

Por si fuera poco el interés, los movimientos en el Centro se han intensificado por el temor a la aplicación de una moratoria en hostelería, una de las medidas más drásticas que se recogen en la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas que estudia el Ayuntamiento. Desde que comenzaron a sucederse los primeros rumores, los grandes grupos han movido ficha para encontrar locales antes de que el área de Sostenibilidad Medioambiental limite la concesión de nuevas licencias. Grupos como Lateral (que acaba de lograr el traspaso de un negocio tras más de un año de intensa búsqueda), Tragaluz (con más de 25 años de experiencia en Barcelona) o Larrumba (con diez establecimientos en Madrid) han colocado a Málaga en el centro de su diana.

Aunque todos los movimientos se están produciendo con mucho sigilo, la realidad es que grupos de diferentes ámbitos han llegado a Málaga con la chequera llena. «No sólo es gente que quiere montar un restaurante: Buscan locales, oficinas, edificios completos... en definitiva hacer negocio en general», explican diferentes empresarios que ya han sido tentados varias veces en los últimos meses. «Málaga está de moda, suena en todo el mundo y por eso están llegando hasta diferentes grupos extranjeros», reseñan.

Los responsables del grupo Larrumba consideran lógico este interés creciente en la capital. Aunque sin confirmar ninguna operación, confirman que Málaga suena actualmente entre las tres principales ciudades españolas tanto a nivel turístico como cultural y que las empresas más importantes del país la miran con cariño. «Nos encantaría estar en el futuro; aunque este año lo dedicaremos a asentar todos los negocios que tenemos en Madrid», explica Chiqui Calleja, uno de los socios del grupo.

Los responsables de la asociación de hosteleros Mahos-Amares entienden que este interés es lógico teniendo en cuenta que el Ayuntamiento quiere limitar las licencias «en una zona que debería ser declarada de gran afluencia turística» y en donde debería cambiar la catalogación a suelo de carácter turístico. «El Centro es la niña bonita y todo el mundo quiere estar en él», detallan.

Otro que también sondea el mercado local desde hace varios meses es la cadena americana Five Guys, que quiere poner su particular pica en Málaga. Su director Daniel Agromayor, confiesa que Málaga encaja a la perfección con la filosofía de la empresa «por el gran número de visitantes que acoge tanto de otras zonas de España como de toda Europa». Tras estrenar cuatro locales en Madrid, asegura que están trabajando para encontrar locales en las principales ciudades españolas y que Málaga «es una de mis favoritas».

Zonas saturadas

Todos estos movimientos han comenzado a realizarse en un momento de especial incertidumbre para el sector, ya que el Ayuntamiento de Málaga prevé aprobar en los próximos meses la declaración de ZAS en cerca de un centenar de calles del Centro, lo que impediría la apertura de nuevos negocios y el traspaso de los ya existentes. Siguiendo el ejemplo de otras ciudades similares como Valencia (en donde se aplican estas medidas de control desde el año 1998), el Consistorio limitaría también los horarios en determinados establecimientos y obligaría a garantizar el descanso de los vecinos.

Los nuevos inversores llegan al Centro interesados en la adquisición de locales, oficinas y edificios completos

Se trata, por tanto, de operaciones que tratan de adelantarse a la aplicación de la normativa y que han generado un importante efecto llamada, como ya alertaron en su día los vecinos. Desde la asociación Centro Antiguo siempre han defendido que la aplicación de esta normativa debería haber sido inmediata porque su único fin debe ser el de garantizar el descanso de los residentes. Y por ello apuestan por establecer medidas paralelas como sanciones más fuertes o aumentar el control policial. «Si al empresario que se pasa se le multa y se le quita la licencia, se acabaría el problema», consideran.

Más tiendas y más oficinas

Más allá de esta futura normativa, los cambios que se han producido en el Centro también están afectando a otros sectores como el del comercio o el de las oficinas. Así, Málaga se ha convertido en un escaparate de primer nivel para numerosas firmas que buscan promoción internacional. En ese contexto han llegado en los últimos tiempos empresas como la americana Victoria’s Secret, la italiana Tezenis, la danesa Pandora o la también estadounidense Kiehl’s. A nivel nacional se fraguan en estas fechas grandes proyectos como el de La Caixa, que trabaja en la apertura de un centro innovador y de referencia a nivel nacional.

También se ha producido en las últimas fechas un importante repunte en el número de empresas, tanto a nivel nacional como internacional, interesadas en trasladar sus sedes al entorno de la ‘almendra’. Según un estudio reciente de Savils Aguirre Newman, el nivel de ocupación de las oficinas del Centro y la zona financiera de Málaga alcanza ya el 90% con rentas que han alcanzado valores máximos de hasta 18 euros por metro cuadrado al mes.

Los grandes grupos quieren establecerse en el Centro antes de que se aplique la ZAS

Aranzazu García, consultor responsable de ‘retail’ de la compañía, reconoce que la capital es ahora mismo el punto en el que todos quieren estar y que hay muchas empresas extranjeras, sobre todo nórdicas dedicadas al mundo de las nuevas tecnologías, que buscan una sede en la capital de la Costa del Sol y que no encuentran espacios habilitados a sus necesidades. «Ha mejorado la economía y hay motores que están tirando y se encuentran en pleno auge, pero quieren instalarse en espacios céntricos con una serie de servicios alrededor», resume.

Apartamentos turísticos

En cuanto a los apartamentos turísticos la situación se antoja similar. Desde todos los sectores reconocen que es un ramo completamente en auge por el que se han interesado diferentes grupos de inversión. En la capital hay actualmente 3.000 inmuebles dados de alta como viviendas con fines turísticos y la cifra aumenta a una media de 50 pisos al día. Tanto es así que muchos promotores han decidido apostar fuerte por esta industria y se han lanzado a la adquisición de edificios completos.

El negocio en el Centro

Hostelería
Grupos interesados: Grupos nacionales como Lateral, Larrumba o Tragaluz se han interesado por instalarse en el Centro.
Comercios
Marcas internacionales: Firmas como Victoria’s Secret, Pandora, Tezenis o Kiehl’s quieren tener un escaparate en el Centro.
Apartamentos turísticos
Gran crecimiento: La capital cuenta ya con unos 3.000 viviendas registradas y crece al ritmo de 50 diarias.
Oficinas
Zona saturada: El 90% de las oficinas de la zona Centro y del distrito financiero están llenas pese al interés de grupos extranjeros.
Viviendas
Precio más alto: El coste del metro cuadrado en el Centro ves el más alto de toda la capital con una media de 3.073 euros.

Y para cerrar el círculo, el negocio del mercado residencial. El Centro ha vuelto a ser la zona en la que más caro se cotizan los pisos de toda la ciudad. Según otro informe de Savils Aguirre Newman, el precio medio en el casco antiguo se sitúa en los 3.073 euros por metro cuadrado, una cifra bastante más elevada que la segundo zona, en el Este, cuyo precio alcanza los 2.618 euros por metro cuadrado.

El director asociado de Capital Markets de la consultora en Andalucía, José Luis Sanz, considera que «Málaga capital es una de las zonas con mayor potencial no solo inmobiliario sino turístico y cultural de España» y que por ello existe un gran interés de los principales operadores del mercado. «Y cada día con mayor apetito», advierte. Es lo que tiene un Centro de moda.

Valencia, con cuatro zonas ZAS, un espejo en el que mirarse

La declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) que se quiere poner en marcha en la capital es una herramienta que ya se utiliza desde hace años en otras ciudades españolas como Valencia. En la capital del Turia cuentan actualmente con cuatro zonas diferenciadas y en las que se aplican diferentes medidas correctoras. Como se quiere hacer en la capital, la principal decisión que se aplica allí es la limitación en la concesión de licencias y la reducción en el horario de las terrazas. Por ejemplo, en la zona Woody las terrazas deben desmontarse a las 22 horas cuando la norma general autoriza hasta la 1.30 horas. Desde la Concejalía de Calidad Ambiental del Ayuntamiento de Valencia explican que las medidas correctoras no son temporales sino que se mantienen en el tiempo y sus resultados son analizados por sonómetros instalados de forma permanente. Por contra, y a diferencia de lo que se quiere hacer en la capital, en Valencia sí se permiten los cambios de titularidad de los negocios. «Las medidas son consensuadas con todos los actores y no suele haber problemas», afirman.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos