El Centro de Estudios del Paisaje descarta alegar sobre la torre del Puerto por falta de tiempo

Recreación del rascacielos previsto en el Dique de Levante del puerto de Málaga.
Recreación del rascacielos previsto en el Dique de Levante del puerto de Málaga. / Sur

La institución clave en esta materia en Andalucía esgrime que el plazo de 45 días es corto y que no tiene «recursos» para hacer un estudio formal

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El Centro de Estudios Paisaje y Territorio, con sede en Sevilla, es la entidad de referencia en esta materia en Andalucía. Los movimientos que rechazan la construcción de la torre del Puerto habían puesto sus esperanzas en las alegaciones que este organismo pudiera hacer, para tratar de llevar el trámite ambiental del solar del dique de Levante por el procedimiento ordinario, que supondría un mínimo de 18 meses, frente a los seis del abreviado. En cambio, sus responsables han declinado la invitación a participar por parte de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta, y han esgrimido para ello que el plazo que se les da, de 45 días, es muy corto y coincide con las vacaciones de verano del personal. A ello, se une el hecho de que no tiene «recursos» asignados por parte del solicitante para hacer un estudio formal. Esto es, en otras palabras, que no ha recibido un encargo para llevar a cabo un análisis pormenorizado del futuro hotel, que sería necesario para calibrar a nivel científico su impacto paisajístico.

En una carta firmada por su director, Florencio Zoido, a la que tuvo acceso este periódico, el reconocido experto en paisaje hace constar una serie de valoraciones –a nivel general– en las que advierte de que este tipo de actuaciones, con edificios nuevos de gran altura y volumetría, requieren una evaluación «particularizada y minuciosa». Por ello, propone un estudio de las «aspiraciones, percepciones y representaciones sociales», que tenga en cuenta los valores presentes en el paisaje urbano histórico y las transformaciones que el nuevo edificio inducirá. También, sobre las consecuencias ecológicas de la nueva edificación; así como una evaluación de los riesgos, tanto de origen natural como humano.

El director del centro recuerda en todo caso que un edificio de este tipo tiene una alta incidencia o impacto visual, que supone la transformación de la imagen de conjunto de la ciudad; así como el «empequeñecimiento o disminución de los hitos urbanos y paisajísticos tradicionales» existentes, tales como una catedral, un castillo y otros edificios singulares.

Su director advierte, con carácter general, del impacto visual que tienen estos edificios

Como conclusión, cita textualmente Zoido: «Para que el Centro de Estudios Paisaje y Territorio pudiera conocer adecuadamente estos aspectos en relación con el caso concreto planteado, sería necesario disponer de los recursos necesarios y de mayor plazo, de modo que fuera posible realizar un trabajo de campo y las consultas sociales imprescindibles».

De esta forma, la determinación final sobre el tipo de trámite que se debe seguir (largo o corto) estará al criterio de los técnicos de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta, con la ayuda de los argumentos que les aporten el resto de entidades consultadas: Ecologistas en Acción (que ya ha redactado una dura batería de alegaciones en contra); el Colegio de Arquitectos (que prevé terminar de confeccionarla esta semana, de forma consensuada con sus colegiados); así como el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y las delegaciones autonómicas de Turismo y Cultura en la provincia. Y ello, a la espera de ver qué ocurre con la petición que hicieron semanas atrás los empresarios para que su opinión también se tenga en cuenta.

El Centro de Estudios Paisaje y Territorio se creó en 2005, mediante un convenio de colaboración entre la Consejería de Obras Públicas y Transportes (ahora Fomento) y las universidades de Sevilla, Granada, Málaga, Córdoba, Cádiz, Almería, Huelva, Jaén, Internacional de Andalucía y Pablo de Olavide. En su consejo rector participan representantes de estas instituciones académicas, entre ellos, Carlos Rosa, director de la Escuela de Arquitectura de la UMA; junto con técnicos del Gobierno andaluz.

Fotos

Vídeos