El Centro, desbordado en un festivo marcado por las compras y comidas navideñas

Las grandes superficies comerciales también registraron ayer una gran afluencia de público. :: ñito salas/
Las grandes superficies comerciales también registraron ayer una gran afluencia de público. :: ñito salas

La iluminación ejerce de reclamo para vecinos de otros municipios e incluso de otras provincias que vienen a Málaga a pasar el día

NURIA TRIGUERO MÁLAGA.

Se intuía que la campaña navideña sería buena, la mejor desde que empezó la crisis. Y a juzgar por cómo lucen los comercios, bares y restaurantes en el Centro de Málaga durante este puente de la Constitución, esas buenas previsiones pueden darse por confirmadas. Ayer, día festivo en el que abrieron prácticamente todas las tiendas, malagueños y visitantes desbordaron el casco histórico en una jornada marcada por las compras y comidas navideñas, así como por las aglomeraciones de gente en la calle Larios y sus inmediaciones y los atascos de tráfico en los accesos al Centro.

El puente de la Constitución ha venido siendo tradicionalmente el ensayo general de la Navidad para los comercios y restaurantes, que en función de cómo va la caja en estos días festivos calculan cuál será la tónica de la campaña. Pero el 'Black Friday' ha dinamitado esta regla, adelantando el pistoletazo de salida. De hecho, este año se calcula que los consumidores han concentrado un tercio de las compras navideñas durante el último fin de semana de noviembre para aprovechar los descuentos que prácticamente todos los comercios -pequeños y grandes- lanzan ya, siguiendo esta moda importada de Estados Unidos.

Así pues, si hablamos del 'factor bolsa', es decir, de cuánta gente de la que paseaba ayer por el Centro Histórico realizó alguna compra, esa proporción era menor que la que se registró durante el 'Black Friday', según reconocían los dependientes de varios comercios consultados. «Hay muchísima gente en la calle, pero no tanta con intención de comprar. El día va bien, cumpliendo, pero ni mucho menos como en el fin de semana del 'Black Friday'», comentaba Tamara desde la tienda de moda Srta. White, ubicada en la calle Mártires. «Más gente que bolsas», confirmaba lacónico el dueño de otro pequeño comercio del casco antiguo.

La percepción era distinta en los centros comerciales, que también registraron una gran afluencia de público durante todo el día de ayer. En estos recintos sí que abundaba el 'factor bolsa', pues se trataba de consumidores dispuestos a aprovechar el festivo para tachar regalos de la carta a los Reyes Magos o llenar la despensa navideña. Patricio Gutiérrez del Álamo, gerente del centro comercial Málaga Plaza, confirmaba que durante toda la jornada hubo «mucho tránsito, más que en el 'Black Friday'», a falta de saber cómo había ido la caja, y comentaba que el parking estuvo lleno durante buena parte del día.

La hostelería, a tope

Los bares y restaurantes del Centro, por su parte, partían ya con buena parte del negocio asegurado gracias a las reservas de comidas y cenas de grupos. El buen tiempo hizo el resto, de forma que a partir del mediodía era muy complicado encontrar mesa en una terraza. Ya por la tarde tomaron el relevo las cafeterías y churrerías, con las habituales colas en los sitios más emblemáticos, como Casa Aranda o Café Madrid, así como los bares de copas.

No sólo eran malagueños quienes abarrotaban ayer el centro de Málaga. Y es que la iluminación navideña se ha convertido en un reclamo para muchos vecinos de otros municipios de la provincia, e incluso de otras ciudades andaluzas, que aprovechan los fines de semana y los días festivos como el de ayer para venir a Málaga a pasar el día. A ellos se sumaban los habituales turistas, tanto extranjeros como nacionales. En total, unas 20.000 personas en cada pase del espectáculo en la calle Larios, según cálculos del Ayuntamiento.

Para unos y otros, el polo de atracción era el mismo: la calle Larios. Una hora antes del encendido de las luces ya había cientos de personas arremolinadas en torno a la estatua del Marqués para presenciar el espectáculo y pillar el mejor ángulo para la foto. Dar un paso en la céntrica vía o en sus inmediaciones era prácticamente imposible. Lo mismo que acceder en coche al Centro: durante toda la tarde las vías de acceso al mismo -Carretería, Victoria, el paseo del Parque- estuvieron colapsadas y los aparcamientos públicos, llenos. Cabe recordar que durante todas las tardes de los viernes, sábados, domingos, festivos y vísperas de festivos el tránsito de coches por la plaza de la Marina y parte de la Alameda en dirección a la avenida de Andalucía está cortado. Usar el transporte público es la mejor opción para no acabar pasando la tarde atrapado en un atasco, como les pasó ayer a no pocos conductores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos