El centro cultural del Limonar cobra fuerza

El centro cultural del Limonar cobra fuerza
Cosas de la ciudad

Vecinos suman adhesiones de diferentes entidades y empresarios malagueños en su empeño porque el barrio cuente con un recinto como hay en otros lugares

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

La idea de que El Limonar cuente con una centro cultural y social para sus vecinos va cobrando cada vez más fuerza, según se desprende de las gestiones que la asociación de vecinos Limonar-Caleta está realizando últimamente, entidad que ha sumado adhesiones de diferentes entidades y empresarios malagueños en su empeño porque el barrio cuente con un centro cultural como hay en otros lugares. Un centro que, según expone Fernando Martín Mandly, presidente de la asociación, albergue, además de una biblioteca, un centro para mayores, aula de aprendizajes y talleres de distintas materias, así como una sala donde se puedan celebrar conciertos, entre otras actividades. En este sentido, la asociación vecinal ve con buenos ojos la opción que se baraja últimamente y cuya aprobación ya fue transmitida al concejal del distrito, Julio Andrade, de ubicar el centro cultural en la parcela conocida como Parque Baden Powell, entre las calles Sierra del Co y Sierra de Grazalema, en una amplia zona donde además de un recinto infantil existen unas canchas deportivas y donde habría que construir una edificación de nueva planta, según el representante vecinal, quien siempre ha defendido que el centro «debe estar situado en la zona donde vivimos y se desarrollan la mayoría de nuestras actividades, pues de nada serviría un centro alejado de nuestra zona con problemas de desplazamiento para aquellos que serán los que más la utilicen, que en nuestra opinión son los jóvenes y personas mayores».

En dicho espacio «se podrán desarrollar las actividades propias de una biblioteca municipal, la asociación de vecinos Limonar-Caleta en su desarrollo comunitarios y la Federación Mistral con su conjunto de asociaciones fundadoras, federadas y colaboradoras», según la asociación. Esta última federación está constituida por «colectivos de mujeres y también de hombres, que trabajando en común, aspiramos lograr la igualdad real y efectiva, y con ello la equidad, como principio de justicia social», según se recoge en un documento de la agrupación.

La otra opción que la asociación vecinal barajaba para ubicar el centro cultural era en Villa Alegre, un inmueble situado en el Paseo del Limonar que permanece cerrado desde hace años y que un particular donó a la Asociación Española Contra el Cáncer. Un acuerdo de compra o alquiler entre esta entidad y el Ayuntamiento era la idea de la asociación vecinal para poder disponer de ese enclave como punto de reunión y convivencia para los vecinos, pero ello supondría un coste muy elevado difícilmente asumible por el Ayuntamiento, de ahí la otra opción surgida que se antoja más viable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos