Más de un centenar de personas buscan a diario a Antonio Ortega, el joven desaparecido en Torremolinos

Agentes de la Policía Nacional durante las tareas de búsqueda. /SUR
Agentes de la Policía Nacional durante las tareas de búsqueda. / SUR

La Policía Nacional ha movilizado unidades especializadas en el rastreo de personas para peinar el monte de Torremolinos

A. FRÍAS / J. CANO MÁLAGA.

Nadie baja los brazos hasta que se encuentre una pista que permita dilucidar el paradero de Antonio Ortega Urbano, el joven desaparecido en Torremolinos el pasado 22 de enero. Y es que, después de que se halla retomado su búsqueda en los últimos días, más de un centenar de personas participan a diario en las tareas para localizarle.

Antonio, de 32 años y que padece una enfermedad mental, salió de casa por última vez el 22 de enero a las once de la mañana para pasear a su perro Smoky. Desde entonces se ignora su paradero. Mide 180 centímetros, pesa unos 72 kilos y tiene el pelo corto y castaño. En el momento de su desaparición vestía un pantalón negro de chándal, una sudadera blanca con una capucha roja y zapatillas azules.

Según explica una portavoz de la Policía Nacional, el grupo de desaparecidos de este cuerpo de seguridad en Torremolinos ha ido descartando líneas de investigación y, según precisa, todo apunta a que se encuentra en el monte de Torremolinos.

De hecho, allí es donde se está centrando su búsqueda, sobre todo después de que su perro fuese localizado cerca del túnel de Churriana dos semanas después de la desaparición. Aunque se paralizaron durante unos días, las tareas para localizarle se han vuelto a retomar y en ella participan numerosos efectivos de cuerpos de emergencias como Policía Nacional y Local, Emergencias 112, Bomberos, Cruz Roja, Protección Civil, Grupo de Emergencias de Andalucía o Infoca, entre otros.

Peinar la zona

También participan en la búsqueda numerosos voluntarios. La portavoz de la Policía Nacional explica que, actualmente, se están volviendo a rastrear zonas en las que ya se buscó a Antonio, aunque esta vez de forma más exhaustiva, apoyados por agentes de la caballería y de guías caninos, con perros especialistas, desplazados desde Sevilla y Madrid.

Por su parte, la familia continúa con la esperanza de que se encuentre con vida a Antonio Ortega. Cristóbal Ortega, su hermano, señala que su madre lo está pasando muy mal y que no descartan pedir una recompensa por cualquier pista sobre el paradero de Antonio si éste no es encontrado en el monte de Torremolinos por parte de los efectivos desplegados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos