UGT celebrará un congreso el 9 de marzo para salir de su crisis interna

Auxiliadora Jiménez. /
Auxiliadora Jiménez.

El sindicato elegirá al nuevo secretario general y la ejecutiva para un periodo de transición tras la dimisión, en octubre, de la anterior dirección

ANTONIO M. ROMERO MÁLAGA.

UGT Málaga celebrará el próximo 9 de marzo un congreso extraordinario para normalizar la situación interna del sindicato después de que el pasado octubre dimitiera la secretaria general, Auxiliadora Jiménez y su dirección provincial por desavenencias internas y en disconformidad con los cambios organizativos introducidos por la cúpula andaluza. Desde entonces la Unión General de Trabajadores está regida por una gestora compuesta por un representante de las tres federaciones del sindicato (Servicios Públicos, Metal y Construcción y Movilidad y Consumo) y presidida por la secretaria de Organización de UGT de Andalucía, María del Mar Serrano, que se encarga del funcionamiento diario sindicato y de la organización del cónclave.

A este cónclave provincial están convocados 62 delegados (60 de ellos de las tres federaciones, uno de la Unión de Pensionistas y Jubilados y otro de la Unión del Campo) representantes de los aproximadamente 16.200 afiliados con los que cuenta el sindicato en Málaga.

Búsqueda de consenso

Serán los encargados de elegir a un secretario general y a una ejecutiva formada por cinco personas que deberán dirigir el rumbo de UGT Málaga durante año y medio -hasta el próximo congreso ordinario- en una etapa de transición, según explicaron fuentes sindicales consultadas.

Las candidaturas se podrán presentar hasta el mismo día del congreso para lo que es preciso presentar el 33% de los avales de los delegados. En estos momentos y con el objetivo de trasladar una imagen de unidad tras la división interna, las tres federaciones están en negociaciones para presentar una lista de consenso que apacigüe las aguas del sindicato vinculado al PSOE. «Aún no se han puesto nombres encima de la mesa porque estamos buscando el mayor consenso posible», según añadieron las fuentes.

Cuando en junio de 2013 sustituyó a Manuel Ferrer al frente de la secretaría general de UGT en Málaga, Auxiliadora Jiménez marcó un hito en la historia del movimiento obrero malagueño al convertirse en la primera mujer en liderar un sindicato de clase en la provincia. En aquella ocasión obtuvo un respaldo del 81% de los delegados. Un apoyo que se incrementó al 92% de los votos tres años después cuando fue reelegida para el cargo. Sin embargo, no terminó ese mandato ya que en octubre de 2017 dimitió junto a los miembros de su ejecutiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos