CATALUÑA SE CUELA EN EL PLENO DE LA DIPUTACIÓN

PP, PSOE y C'S aprueban una moción de apoyo a la Policía Nacional y la Guardia Civil; IU y Málaga Ahora votan en contra. Aprueban reclamar a la Junta el pago a los ayuntamientos de los atrasos de la Patrica

ANTONIO M. ROMERO

El desafío independentista catalán lleva semanas protagonizando la actualidad política española y este martes se coló de lleno en el pleno ordinario de octubre de la Diputación de Málaga. Un asunto que polarizó a las bancadas: de un lado PP, PSOE y Ciudadanos, defensores de la unidad de España y la Constitución de 1978 y, por otro lado, IU y Málaga Ahora (cercana a Podemos), favorables al derecho a decidir de los pueblos y críticos con lo que denominan 'el régimen del 78'.

El detonante del debate fue una moción, presentada por el PP y aprobada con los votos de populares, socialistas y Ciudadanos, en la que la Diputación de Málaga muestra su apoyo y respaldo «incondicional» a la Policía Nacional y la Guardia Civil en su labor de defensa y protección de los derechos y libertades de todos los ciudadanos, la soberanía nacional, el Estado de Derecho, la democracia y la convivencia entre españoles y además se condena «el acoso sistemático» que sus miembros están sufriendo «mediante actos violentos» en Cataluña durante el desempeño de sus funciones. IU y Málaga Ahora votaron en contra de esta iniciativa.

El debate no se centró tanto en el papel de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como en la situación política, económica y social que vive Cataluña y en este sentido, las cinco formaciones políticas con representación en el pleno replicaron los argumentos políticos que sus partidos defienden a nivel nacional.

Francisco Salado, portavoz del PP, argumentó la presentación de la moción en que hay que reconocer el trabajo que desarrollan los policías nacionales y guardias civiles en defensa de la democracia, el Estado de Derecho y la unidad de España y sostuvo que el desafío independentista catalán «está vulnerando nuestro Estado de Derecho».

En la misma línea, Francisco Conejo, portavoz socialista, tuvo una enérgica intervención en contra del independentismo, que fue aplaudida por la bancada popular y de Ciudadanos. El socialista subrayó que los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil están «defendiendo nuestros derechos» y dijo: «Si un policía nacional o un guardia civil se siente acosado nos sentimos acosados todos».

Conejo manifestó que frente a quienes quieren hacer de España un país más pequeño y con barreras, la izquierda debe alzar la voz ya que, añadió, es «incompatible» declararse de izquierdas y ser nacionalista; un mensaje dirigido a IU y Málaga Ahora. En este sentido, arguyó que el sistema político y social emanado de la Constitución de 1978 es «el mayor logro democrático de este país».

Por su parte, Gonzalo Sichar, portavoz de Ciudadanos, recordó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son «un ejemplo» y que por ello merecen el apoyo ya que son los garantes del Estado de Derecho. Respecto a la situación política en Cataluña, aseveró que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, «es el máximo responsable» de lo sucedido el 1 de octubre y que «con golpistas» no se puede negociar.

El portavoz de IU, Guzmán Ahumada, justificó el rechazo a la moción en que apoyarla sería «respaldar la actuación del Gobierno», que a su juicio, se ha basado en «actuaciones represivas y de negación del diálogo». El líder izquierdista defendió un referéndum pactado en Cataluña y denunció que lo que sucede en esta región es un efecto de «la crisis del régimen del 78» por lo que reclamó la apertura de un proceso constituyente que desemboque en una República Federal.

Rosa Galindo, portavoz de Málaga Ahora y que se presentó como hija de guardia civil, comenzó diciendo que apoyan a los profesionales que cuidan y protegen a la ciudadanía para, a continuación, criticar «el uso que el régimen del 78 hace de los cuerpos de seguridad». A este respecto, dijo que las personas que componen los cuerpos de seguridad no están exentas de ideologías políticas y que la que suelen componer «las unidades de represión ciudadana, no se caracterizan por sus valores democráticos».

Galindo criticó al PP por «su incapacidad» para abordar desde el diálogo el conflicto territorial en España y condenó «la violencia desmedida» contra la ciudadanía pacífica en Cataluña.

Por otro lado, el pleno aprobó, con el voto en contra de PSOE, la reclamación a la Junta del pago a los ayuntamientos de los atrasos de la Patrica (participación en los ingresos de la comunidad); que Salud cumpla el decreto sobre plazos de intervenciones quirúrgicas y listas de espera; y la moción socialista de que se desaloje ya al empresario Juan Barco del Centro de Arte de la Tauromaquia.

Fotos

Vídeos